El tramo más ancho de la rambla de la avenida Meridiana, de 16 metros de ancho, entre las calles Consell de Cent y Aragó.
El tramo más ancho de la rambla de la avenida Meridiana, de 16 metros de ancho, entre las calles Consell de Cent y Aragó. MIQUEL TAVERNA

El tramo de la avenida Meridana entre la plaza de las Glòries y la calle de Mallorca ha estrenado este abril su nueva rambla central de 16 metros de ancho –entre Glòries y Aragó– y con zona arbolada y de paseo y descanso con bancos y sillas, así como carril bici. Quedan para la historia, al menos en este punto de la avenida, por la que entran o salen de la capital catalana unos 100.000 vehículos al día, los cuatro carriles por sentido de circulación que conformaban esta vía hasta junio de 2018, cuando empezaron los trabajos por parte del Ajuntament de Barcelona. Estos han contado con un presupuesto de 11 millones de euros.

Con esta profunda remodelación que ha actuado sobre 43.500 metros cuadrados de superficie y 800 metros de largo, este punto de la Meridiana deja de ser una autopista urbana y pasa a tener dos carriles por lado, uno para vehículos privados y otro para autobuses ente Glòries y la calle de Aragó.

Aquí las aceras tendrán entre 8,40 y 9,20 metros de ancho. La rambla central quiere dar además una continuidad al verde entre el recién estrenado Parc de Glòries (en el lado norte de la plaza)y la rambla de Guipúscoa.

Entre Aragó y València, se eliminará uno por sentido quedando en tres carriles por lado. La zona verde también queda reducida a los 9,5 metros de anchura y el carril bici instalado es bidireccional. Las aceras son de más de 11 metros de anchura y con vegetación.

Así pues, a medida que el tramo reformado se aleja de Glòries mantiene más carriles al tráfico rodado. Entre València y Mallorca se han mantenido tres carriles de entrada y cuatro de salida, reservando uno de estos últimos a la circulación de autobuses. El espacio verde también se mantiene, aunque más reducido, y en un lado en lugar de ser central. El carril bici es igualmente bidireccional.

Todas estas modificaciones en la configuración de los carriles se decidieron tras analizar la circulación en 123 puntos durante días laborables y en las horas punta de la mañana (entre las 6 y las 12 horas). Se tuvo en cuenta, a su vez, que cruzan la Meridiana diariamente unos 10.000 peatones.

La nueva iluminación genera molestias

Algunos residentes en este punto de la Meridana se quejan de la orientación de la nueva iluminación fruto de la remodelación, que incide directamente sobre sus ventanas. Para Noemí, una vecina, «es imposible dormir» y ha pedido al Ajuntament desde Twitter que actúe para remediar estas molestias lumínicas nocturnas. David, otro vecino, recuerda que los 9 meses de obras «han sido horribles» pero que ahora es «una pasada» pasear por las aceras más anchas y por la rambla arbolada central.

Desde la Associació de Veïns i Veïnes Clot-Camp de l'Arpa siguen reclamando que la reforma no se haga solo entre Glòries y Mallorca y convierta toda la Meridiana (desde el Parc de la Ciutadella al Pont de Torre Baró) «en un eje cívico y pacificado».

Consulta aquí más noticias de Barcelona.