Pez león, especie nativa en los océanos Índico y Pacífico tropical y exótica en los mares Caribe y Mediterráneo.
Pez león, especie nativa en los océanos Índico y Pacífico tropical y exótica en los mares Caribe y Mediterráneo. CSIC

Las especies exóticas invasoras marinas reducen las propiedades de las comunidades nativas. Sin embargo, solo el 6% de estas especies reconocidas en el Registro Global de Especies Introducidas e Invasoras (GRISS, por sus siglas en inglés) tiene cuantificado su impacto ecológico, según una investigación internacional en la que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Hasta el momento, el efecto en los ecosistemas marinos de las especies invasoras no se había cuantificado de forma global, pero, en el último medio siglo, la reubicación fuera de su rango de distribución nativo ha aumentado notablemente, llamando la atención de investigadores y científicos para su estudio.

El trabajo, publicado en la revista Nature Ecology, explica que estas especies exóticas son una de las "principales amenazas ambientales" y podrían estar implicadas en la extinción de especies, aunque sus efectos también pueden llegar a ser "modestos" o incluso "beneficiosos" para los seres vivos autóctonos.

Amenazas ambientales

"Recopilamos información de 159 estudios que medían el efecto de 76 especies exóticas en especies, comunidades y ecosistemas nativos marinos en 151 localidades. Examinamos sus efectos en diez grupos de métricas: abundancia, riqueza específica, elementos biogeoquímicos (flujos de carbono, nitrógeno fósforo, silicato), procesos (producción, fotosíntesis, respiración, descomposición), supervivencia, crecimiento y cambios en el sedimento", explica a 20minutos la investigadora del CSIC Núria Marbà, que trabaja en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (un centro mixto del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares).

La investigación revela que, evaluadas en su conjunto, estas especies reducen las propiedades ecológicas de las comunidades nativas marinas. Principalmente, afectan a su abundancia, que tiende a ser "muy variable", pero continúa "disminuyendo sistemáticamente" en presencia de estas especies extrañas, añade Marbà.

"La magnitud del efecto, analizado globalmente, que tienen las especies exóticas en atributos ecológicos de sistemas marinos es modesto si la comparamos con el efecto que tienen otras presiones que realizamos los humanos en estos entornos, como por ejemplo la contaminación, destrucción de hábitat o el calentamiento global", explica la científica.

Efecto sobre las comunidades nativas

"En general, el nivel trófico de los ecosistemas nativos más afectados son los productores primarios y las especies exóticas que provocan impactos elevados son productores primarios o depredadores", concluye Marbà. De las 19 especies exóticas estudiadas, entre las que se encuentran el cangrejo verde europeo (Carcinus maenas) y la macroalga (Caulerpa cylindracea), los investigadores señalan que solo dos de ellas causan impactos significativos afectando a las comunidades nativas de forma negativa.

Pero los efectos positivos de estas especies extranjeras también son destacables. Marbà señala que, por ejemplo, "la presencia de la especie de manglar, Rhizophora mangle, incrementa la abundancia y actividad bacteriana del sedimento en el que crece la planta". Además, añade, "la macroalga Gracilaria vermiculophyla en algunas zonas puede proporcionar hábitat para la cría de peces y el mejillón Arcuatula senhousia mejorar la calidad del agua"

"Gracias a esta investigación identificamos cuáles son las especies exóticas que provocan mayores impactos en ecosistemas marinos y nos ayuda a controlarlos y, si es posible, erradicarlos", asegura la investigadora. "Proporciona información relevante para alcanzar el objetivo 9 de Biodiversidad Aichi de la Convención de Diversidad Biológica".