Billete de 50 pesetas II república
Billete de 50 pesetas de la Segunda República. Rafandalucia / WIKIMEDIA COMMONS

Un centenar de ciudadanos ha presentado demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo para reclamar la devolución del dinero de la República incautado por Francisco Franco tras la Guerra Civil, después de que el Supremo y Constitucional no aceptasen estas peticiones.

Según ha informado el despacho de abogados Ilocad, de Baltasar Garzón, las demandas se han presentado junto al despacho Amparo Legal en la denominada causa "Fondo de Papel Moneda puesto en circulación por el enemigo", y el objetivo es reclamar las indemnizaciones correspondientes a las incautaciones de dinero sufridas por las víctimas en el año 1938.

Se trata de ciudadanos españoles de todo el país que, según los demandantes, "vieron cómo el gobierno franquista les despojaba de papel moneda puesto en circulación por el gobierno republicano tras el 18 de julio de 1936".

La cantidad supera el medio millón de pesetas en total, que con los intereses sumarían unos 40 millones de euros actuales, además de otros signos fiduciarios como certificados de plata, los llamados "talones especiales" y papel moneda del Tesoro.

La entrega de ese dinero, que fue obligatoria bajo la amenaza de comisión de un delito de contrabando, se realizó a cambio de un justificante titulado "Fondo de Papel Moneda puesto en circulación por el enemigo", recuerda el bufete.

La causa ya fue desestimada por el Consejo de Ministros, así como por la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, en ambos casos por prescripción del momento en que se podría reclamar la compensación por el daño sufrido, ya que consideraban que la demanda se debería haber interpuesto en el año siguiente a la publicación de la Constitución Española.

Seguidamente se planteó demanda de amparo ante el Tribunal Constitucional, que inadmitió la misma por inexistencia de vulneración de derecho fundamental.

Ahora los demandantes dirigen las demandas al TEDH, al ser necesaria la presentación individual por cada uno de los interesados.

Además de esta acción ya se presentaron otras dos demandas ante el TEDH cuya admisión está pendiente de conocerse.

En caso de ser estimadas por el tribunal europeo, se obligaría a España al cumplimiento del Convenio Europeo de Derechos Humanos, por lo que tendría que corregir la vulneración de dicho Convenio, asegura el despacho de Garzón.