"La conducta irrespetuosa y agresiva del señor Julian Assange, las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización aliada en contra del Ecuador y, sobre todo, la transgresión de los convenios internacionales, han llevado la situación a un punto en que el asilo del señor Assange es insostenible e inviable". Así puso este jueves fin el presidente de la República de Ecuador, Lenín Moreno, a los seis años y diez meses que Assange (fundador de Wikileaks, una organización que difunde informes y documentos filtrados con contenido sensible) llevaba viviendo en la embajada de Ecuador en Londres.

Assange se refugió en la legación en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia, país que quería interrogarle por dos denuncias que presentaron contra él por violación y por abusos sexuales. Además, Moreno decidió retirarle la nacionalidad de ecuatoriano.

Este mismo jueves Scotland Yard (la Policía Metropolitana de Londres), entró en la sede diplomática y arrestó a un Assange barbudo al que tuvieron que sacar del edificio en volandas. La detención se produjo "en nombre de las autoridades de Estados Unidos", que emitieron una petición de extradición, así como por el quebrantamiento en 2012 de las condiciones de libertad condicional que tenía que cumplir y que violó al no presentarse ante la justicia.

"Julian P. Assange, de 47 años y fundador de Wikileaks, fue arrestado en el Reino Unido conforme al acuerdo de extradición entre EE UU y Reino Unido, debido a su implicación en una acusación federal por conspiración para infiltrarse en ordenadores al acordar descifrar la clave de un ordenador del Gobierno con información clasificada", detalló el Departamento de Justicia en un comunicado.

Por esa "conspiración", Julian Assange se enfrenta a una posible condena de cinco años de prisión que tendría que cumplir en Estados Unidos.

Concretamente consideran que este hombre colaboró con la exsoldado Chelsea Manning, que filtró 700.000 documentos secretos del Pentágono y del Departamento de Estado a Wikileaks en 2010, entre los que se encuentra información muy sensible sobre las actuaciones de Estados Unidos durante guerras como las de Irak o Afganistán.

Sobre Assange también se cierne la sospecha de haber distribuido a Rusia información sobre la campaña de Hillary Clinton, candidata demócrata a las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.

Wikileaks, tras el arresto de su fundador, denunció a través de Twitter que "Ecuador ha cancelado ilegalmente el asilo político de Assange en violación del derecho internacional".

La semana pasada, el 4 de abril, la organización vaticinó a través de esta misma red social la escena que se vivió este jueves, asegurando que "una fuente de alto nivel dentro del estado ecuatoriano" les había asegurado que Julian Assange sería expulsado en "horas o días utilizando el escándalo de #INapapers como pretexto".

También predijo que Ecuador ya tenía "un acuerdo con el Reino Unido para su arresto". INA Papers es un caso que vincula al círculo familiar del presidente ecuatoriano a empresas offshore.

Un relator de la ONU sobre el derecho a la privacidad que tenía previsto reunirse la semana pasada con Assange, tras conocer la noticia de su arresto aseguró que este evento no detendrá sus "esfuerzos a fin de evaluar las reclamaciones de Assange, quien asegura que su privacidad ha sido violada".

"Una detención anunciada"

Alberto Quin, doctor en investigación en medios de comunicación, hacker y profesor de periodismo en la UC3M, contempla así el fin del asilo de Ecuador: "Viendo la estrategia que en los últimos años ha ejecutado EE UU sobre Wikileaks, parece obvio que Ecuador está respondiendo a presiones estadounidenses. El arresto de Assange es la crónica de una detención anunciada, como lo va a ser también la de Snowden", dijo.