Albert Rivera
Albert Rivera, en un acto de Ciudadanos. EFE

Ni a izquierda ni a derecha. Esa es una de las claves para Ciudadanos. La formaci贸n naranja quiso que el 28 de abril le sirviera no solo para terminar de consolidarse sino tambi茅n para ser una alternativa de Gobierno. Una alternativa, seg煤n su l铆der, Albert Rivera, de centro. Rivera repiti贸, por terceras elecciones generales consecutivas como candidato. Esta vez, con la referencia de Andaluc铆a, pretende evidenciar que los suyos ya est谩n preparados para formar parte del Ejecutivo. Y sobre todo, quer铆a "echar a S谩nchez de la Moncloa".

Parece que no lo ha logrado, pero ha t铆tulo individual, la conclusi贸n es positiva. Cs logr贸 25 esca帽os m谩s que en 2016, hasta los 57. Se consolidan como tercera fuerza y quieren liderar la oposici贸n. Eso s铆, no van a pactar con el PSOE por mucho que la suma d茅. Al menos, ese mensaje han lanzado tras los comicios.

Rivera tiene claro que su eje fundamental de campa帽a ser谩 la cuesti贸n catalana. Ciudadanos naci贸 y creci贸 en Catalu帽a, fue la fuerza m谩s votada all铆 en las 煤ltimas elecciones auton贸micas, y ahora quiere reforzarse desde ese discurso a nivel nacional. Adem谩s, ha tendido la mano a Pablo Casado para pactar al mismo tiempo que ha vetado cualquier tipo de acuerdo con el PSOE de S谩nchez.

Catalu帽a, Europa y Espa帽a. O viceversa. Depende del momento. Rivera, desde hace tiempo, quiere ser un Macron a la espa帽ola: la centralidad como arma perfecta. Esa misma capaz de captar a los descontentos con el PP y con el PSOE. De ah铆 su pol铆tica de fichajes, criticada por adversarios, celebrada por afines. Ciudadanos quiere aglutinar. Muchas ideas, mucha sociedad civil y un proyecto alejado extremos, a pesar de que el veto a S谩nchez (y por ende al PSOE) le pueda empujar hacia uno de ellos.

Albert Rivera, licenciado en Derecho, entr贸 en la pol铆tica de primera plana en 2006 con Ciutadans, un partido de corte auton贸mico que luego pas贸 a ser, en castellano, Ciudadanos, una formaci贸n de nivel nacional. En las elecciones generales de 2015 ya consigui贸 cuarenta diputados, pero la repetici贸n de los comicios solo unos meses despu茅s se qued贸 en 32.

Dese el primer momento, Rivera trat贸 de cumplir con su papel de l铆der de centro. Logr贸 un pacto para la investidura de Pedro S谩nchez que no sali贸 adelante, y posteriormente alcanz贸 un acuerdo para hacer presidente a Mariano Rajoy. Fue la moci贸n de censura al propio Rajoy la que volvi贸 a empujar a Rivera como alternativa. Ahora, lucha por ser la primera opci贸n en el bloque del centro derecha. Por el momento, eso s铆, el mayor 茅xito de Ciudadanos ha sido la victoria en las elecciones catalanas de 2017. In茅s Arrimadas fue la m谩s votada, pero no pudo formar Ejecutivo frente al secesionismo. Tambi茅n el Gobierno de coalici贸n con el PP en la Junta de Andaluc铆a, donde los naranjas ostentan por ejemplo la vicepresidencia.

Fichajes para apuntalar su discurso

Liberal y europe铆sta. As铆 se define un Albert Rivera que para muchos est谩 ante su gran oportunidad. Las encuestas, en general, mantienen a los suyos como tercera fuerza, pero 茅l sigue siendo uno de los l铆deres mejor valorados.

Para lograr su objetivo de llegar a Moncloa, Rivera se apoya, por as铆 decir, por una parte en "los de siempre". In茅s Arrimadas da el salto a la esfera nacional, y ser谩 la n煤mero dos de los naranjas en el futuro Hemiciclo. Es el alter ego de Rivera y est谩 destinada a sustituirle al frente del partido llegado el caso.

Por otro lado, las listas electorales dejaron una clara estrategia de fichajes. Ah铆 aparece el nombre de Marcos de Quinto. El exvicepresidente de Coca Cola es el n煤mero dos en la lista por Madrid y refuerza la idea de Rivera de dar a su partido una deriva econ贸mica. El exabogado del Estado purgado por S谩nchez en el proc茅s, Edmundo Bal, o la abogada defensora del pueblo gitano, Sara Gim茅nez, son otros de los nombres fuertes. Sosteniendo a Rivera sigue, eso s铆, el secretario general Jos茅 Manuel Villegas, que coordin贸 la campa帽a electoral y seguir谩 siendo clave en la formaci贸n.