El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, aseguró el pasado domingo en una entrevista en una radio de la BBC que la situación actual en Irak "no es idílica, pero es muy buena".

El 'trío de las Azores' acordó un ultimátum para el Gobierno de Sadam Husein
Aznar concedió una entrevista a Radio Cuatro (BBC) con motivo del
quinto aniversario de la reunión de las Azores, en la que George W. Bush (EE UU), Tony Blair (Gran Bretaña) y el entonces presidente del Gobierno español, acordaron dar un ultimátum al Ejecutivo de Sadam Husein para que se desarmase, ante las sospechas de que Irak tenía armas de destrucción masiva.

Las tropas internacionales invadieron Irak y se ha demostrado que el régimen de Husein no poseía armas químicas. Cinco años después, Irak sufre atentados a diario, el último, ayer lunes (sólo un día después de las declaraciones de Aznar), dejó más de cuarenta muertos en Kerbala.

Pese a todo, José María Aznar aseguró el domingo que "la situación en Irak es menos difícil que en el tiempo de Sadam Husein". El líder popular subrayó que ahora "la gente puede participar en elecciones, puede hablar libremente" y destaca que "hay libertad en el país".

Mi convicción, mi conciencia y mi mente están tranquilas. Tomamos la decisión correcta

Además, Aznar asegura que "volvería a hacer lo mismo". "Fue un momento difícil, pero mi convicción, mi conciencia y mi mente están tranquilas. Tomamos la decisión correcta", dijo.

Mientras tanto, el vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, durante su visita sorpresa a Irak ha asegurado que toda la operación ha sido una "empresa exitosa" que "ha merecido la pena", a pesar de haber causado la muerte de casi 4.000 soldados estadounidenses y cerca de 400.000 iraquíes, en su mayoría civiles.