Pedro Sánchez en la Moncloa
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, repasa los asuntos de la actualidad en el Palacio de la Moncloa. Chema Moya / EFE

El presidente del Gobierno y candidato del PSOE a las elecciones generales del 28-A, Pedro Sánchez, ha asegurado que quiere un gobierno estable del partido socialista con independientes de reconocido prestigio, pide para ello concentrar el voto en su partido y ha asegurado que si tiene que pactar con alguien no excluirá "a ninguna formación dentro de la Constitución", en una entrevista con La Sexta.

"Voy a tender la mano a todas las formaciones políticas", ha añadido, citando a Partido Popular, Ciudadanos y Unidos Podemos.

La entrevista se produce un día después de que el macrobarómetro del CIS le indicara que podría gobernar sin los independentistas, eligiendo entre el bloque de izquierdas o Ciudadanos.

El presidente del Gobierno, preguntado por si excluye a los independentistas, ha asegurado que se ha sentido defraudado por las formaciones catalanas, que saben  "que la independencia no se va a producir, que no es constitucional".

Sánchez ha recordado que hay tres partidos, en referencia a las formaciones de derechas, que si le dan los votos "se entenderán" y que "el único partido que puede sumar más es el PSOE, por lo que lo importante es concentrar todo el voto".

"No va a haber independencia, no va a haber referéndum", ha asegurado el presidente, que ha pedido confiar en su palabra, "porque si digo no es no" , y que ha reconocido que aspira a solucionar el conflicto con Cataluña "con diálogo dentro de la Constitución".

En relación al juicio del procés, el presidente ha dicho que su obligación es "respetar la independencia judicial".

Para el candidato socialista a revalidar la presidencia del Gobierno las prioridades son "luchar contra la desigualdad social y contra la corrupción", al tiempo que ve necesario para el país no dar pasos hacia atrás, sino de progreso, ha considerado.

Sánchez: las cloacas del Estado ya no existen

Sánchez ha asegurado que "ha habido policías corruptos, que fueron utilizados por la anterior administración (con Mariano Rajoy) para obstaculizar procesos judiciales y también para el espionaje a adversarios políticos, pero esa mal llamada policía patriótica desapareció cuando entramos en el Gobierno".

El presidente del Gobierno ha dicho que empatiza con Pablo Iglesias (quien denunció que estos cuadros policiales corruptos siguen activos) porque ha visto violada su intimidad, pero ha insistido que "no puede decirse que el PSOE sustenta estas cloacas del Estado". Para añadir que el caso está bajo investigación judicial y que estos policías "van a pagar con todas sus consecuencias".

Sánchez ha lamentado la última propuesta de Pablo Casado (PP) que implicaría la reducción de 900 a 850 euros del salario mínimo interprofesional. "Sabíamos que el PP frenaba, pero es que ahora quieren retroceder". En su caso, asegura que su compromiso es elevar el salario mínimo y que los 900 euros sean "un preludio" de más "justicia social".

Los ejes de su proyecto para los próximos cuatro años los ha resumido en tres: "política social, convivencia dentro de la Constitución y limpieza de la vida pública". Sánchez ha restado importancia a la pérdida de una décima del crecimiento de la economía española en las predicciones del FMI, que algunos interpretan como el preludio de otra crisis económica.

Preguntado sobre si derogará la reforma laboral, en caso de tener suficientes diputados en el Parlamento, Sánchez ha respondido que su compromiso es "la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral y la reforma del Estatuto de los Trabajadores".

Sánchez ha asegurado que llegó a derramar una lágrima con el testimonio de María José Carrasco, la mujer a la que su marido ayudó recientemente a morir. "El caso de María José y Ángel no se habría producido si se hubiera aprobado la eutanasia voluntaria, en casos muy específicos que tienen que ver con que al final si queremos la dignidad a la hora de vivir, también quermos la dignidad a la hora de morir".

"Hasta que no entramos en el Gobierno no había política migratoria, pero es un desafío de la UE no solo del país", ha señalado al ser preguntado por qué no se permite actuar en el Mediterráneo a la ONG Proactiva Open Arms.

En relación al discurso de ultraderecha de Vox, Sánchez ha considerado que "los españoles quieren una patria unida, sí, pero entorno a la igualdad, al feminismo, a un Estado social fuerte, y no mínimo. Lo que quieren es futuro, no pasado. No quieren debates sobre el aborto, debates de los años ochenta del siglo pasado", ha agregado.

El Gobierno mantiene la fecha de la exhumación de Franco para el 10 de junio, si cuenta con el beneplácito del Tribunal Supremo. Y, sobre los debates con otros candidatos en la campaña electoral, ha sido la única pregunta sin respuesta, dado que el presidente ha asegurado que lo deja en manos de los comités encargados de la estrategia electoral del PSOE.