Los vecinos de la ciudad siberiana de Krasnoyarsk han presenciado el que ya es el tercer meteoro de los últimos cuatro meses, sin ocasionar daños ni ninguna amenaza para la vida, según confirmaron las autoridades locales.

El diario local The Siberian Times recoge las grabaciones realizadas por las cámaras situadas en algunos coches, que captaron el paso de una bola de fuego naranja con una brillante cola. Los testigos describen también un ruido "similar a un avión".

Este fenómeno se registró el pasado sábado seis de abril a las 18.46 horas, según los vídeos de los testigos. "Entré en pánico cuando lo escuché, parecía como un avión de fuego. Me asusté mucho del ruido y el brillo que formó", cuenta una mujer al citado medio.

Según se ve en las imágenes, se trató de un bólido o meteoro que explota en el aire antes de que impacte contra la superficie. Según explican los expertos, el aire a alta presión que choca contra la roca espacial en su caída libre hacia La Tierra hace que se agriete, lo que aumenta la presión interna y provoca una explosión en pedazos.

El pasado 15 de marzo, la NASA registró un fenómeno similar en la misma zona de Siberia. También el 18 de diciembre de 2018 una roca de 10 metros de diámetro recorrió la atmósfera a una velocidad de 32 kilómetros por segundo e impactó sobre el mar de Bering.