Rueda de prensa sobre la bajada de impuestos en Andalucía
El consejero de Hacienda, Juan Bravo (dcha.), y el portavoz de la Junta, Elías Bendodo, en la presentación de la bajada de impuestos en Andalucía. JUNTA DE ANDALUCÍA

El Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado este martes un primer paquete de medidas de ahorro fiscal, que afectará al impuesto de sucesiones y donaciones, al IRPF y al impuesto de transmisiones y actos jurídicos documentados. El portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, ha calificado esta como la medida "más importante" de las más de 140 que ha tomado el Ejecutivo andaluz en sus 92 días al frente de la Junta. Mientras que el consejero de Hacienda, Juan Bravo, ha recordado que se trata de uno de los puntos firmado en el acuerdo de Gobierno con Cs, así como en el acuerdo de investidura rubricado con Vox. 

La bajada de impuestos pretende, en palabras de Bravo, "acabar con el agravio y la discriminación fiscal" que sufrían los ciudadanos por "vivir en Andalucía". El consejero ha asegurado que "todos quieren pagar impuestos, pero lo que no quieren es que sea un infierno". Y ha añadido que la "ineficacia" del Gobierno "no se puede trasladar al ciudadano". 

El objetivo de esta "revolución fiscal" es, igualmente, "dinamizar la economía", dotando a las familias y a los emprendedores de "una mayor liquidez", lo que se traducirá, según la Junta, en un mayor consumo y una mayor inversión y, en consecuencia, "creación de empleo".

Estas reducciones, que entrarán en vigor a partir del próximo jueves, supondrán en total en 2019 un impacto económico en las arcas públicas de 10,7 millones de euros, ya que "hay que compensarlo con el incremento que vamos a tener en la recaudación en Actos Jurídicos Documentados por préstamos hipotecarios, que se va a incrementar en 16 millones".

Sucesiones y Donaciones

La Junta ha eliminado en la práctica este impuesto con la bonificación del mismo al 99% para los grupos de parentesco I y II, es decir, de padres a hijos y entre cónyuges. La medida se adopata sin carácter retroactivo, por lo que no se aplicará a las herencias y donaciones ya llevadas a cabo. Al mismo tiempo, se mantiene la reducción ya existente hasta el millón de euros. Con ello, la comunidad se sitúa al nivel de otras regiones con la fiscalidad más baja en sucesiones, como la de canarios, cántabros, extremeños, madrileños, murcianos y riojanos. 

En lo que a las donaciones se refiere, una figura "muy común en el mundo rural", a modo de ejempleo supondrá que si un padre dona a su hijo 10.000 euros (o una donación valorada en esa cantidad), hasta ahora tendría que pagar 782,06 euros, mientras que con la reforma pasará a pagar 7,82 euros. Si la donación es de 30.000 euros, se pasará de abonar 2.652,48 euros a 26,52. Y si es, por ejemplo, de 100.000 euros, se pagarán solo 124,15 euros en vez de los 12.415,35 actuales.

El impacto económico de esta medida para 2019, es decir, lo que supondrá para las arcas públicas, será de 14,7 millones de euros. Una cifra que supone, explica el Ejecutivo, 14 veces menos de lo que se pagará este año por sentencias judiciales desfavorables. El pasado año, la recaudación en Andalucía por este impuesto ascendió a 299,3 millones de euros, dinero que "se dedicó a cubrir una parte de los 324,2 millones que se pagaron en sentencias judiciales por errores de gestión de las consejerías". 

Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF)

La reforma aprobada contempla la reducción progresiva del tramo autonómico del IRPF para equipararlo en cuatro años a la escala estatal, reduciendo también el número de tramos de renta estipulado hasta ahora (ocho). Andalucía estará así entre las comunidades con el tipo más bajo, solo por detrás de Madrid y Castilla y León, y "solo en algunos tramos de renta".

Así, el primer tramo de renta pasará del 10 al 9,5%. El segundo tramo (en el que se han unificado dos anteriores) será el correspondiente a rentas de entre 20.200 y 35.000 euros y se tributará al 15% (entre 28.000 y 35.000 euros lo hacían al 16,5%). Se integran también en uno solo los tramos correspondientes a rentas de entre 35.200 y 60.000 euros, que pasarán de tributar del 19 al 18,5%. Y las rentas más altas, a partir de 60.000 euros, pasan del 23,5 al 22,5%, eliminándose el tramo de renta a partir de los 120.000 euros, por lo que el tipo impositivo máximo pasará del 25,5% al 22,5%.

De esta manera, las rentas más bajas tendrán una reducción de medio punto esta legislatura, mientras que el tipo máximo para las rentas más elevadas bajará tres puntos. "A las rentas más altas se les había tributado más, por eso se benefician de una mayor rebaja", ha explicado el consejero de Hacienda. 

Esta bajada de impuestos, que beneficiará a 3,7 millones de contribuyentes andaluces y que los "trabajadores, pensionistas y autónomos notarán desde este jueves", no tendrá impacto económico presupuestario en la recaudación de Andalucía hasta el año 2021, cuando se lleve a cabo la liquidación definitiva con el Estado por las entregas a cuenta del tramo autonómico del IRPF correspondiente a 2019. En 2023, cuando se complete la reforma, el impacto será de 149 millones de euros anuales. 

Impuesto de transmisiones y actos jurídicos

Por un lado, la Junta ha aprobado establecer un tipo reducido para los impuestos de transmisiones patrimoniales onerosas (TPO) y actos jurídicos documentados (AJD) -ambos impuestos son incompatibles- que beneficie a las familias numerosas en la compra de su vivienda habitual, siempre que esta no supere los 180.000 euros. Así, el tipo aplicable en las TPO pasa del 8 al 3,5%, mientras que en los AJD (la escritura del piso) pasa del 1,5% al 0,1%. 

Así, si una familia numerosa adquiere una vivienda por valor de 180.000 euros, pagará en concepto de TPO 6.300 euros en vez de los 14.400 actuales; o 180 euros en vez de 2.700 por los AJD.

Actualmente hay en Andalucía registradas más de 130.000 familias numerosas. La medida, ha explicado la Junta, pretende "mejorar el respaldo económico y los incentivos a las familias", así como la "natalidad"

El impacto económico de esta reducción será este año de tres millones de euros

Por otro lado, se establece también una bajada de impuestos para las empresas y autónomos que decidan tributar a través del IVA la compra de un inmueble, reduciendo del 2% al 1,5% el impuesto de AJD. A modo de ejemplo, si un empresario compra un local de 300.000 euros, tibutará en concepto de AJD 4.500 euros en vez de los 6.000 actuales.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.