Ángel Garrido
Imagen de archivo del actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. Ricardo Rubio / Europa Press

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, presentará "si no ocurre nada extraordinario" su dimisión ante la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, este jueves, por lo que este martes presidirá su último Consejo de Gobierno.

Lo avanzó este lunes el propio dirigente autonómico en una entrevista concedida a Telemadrid, donde recordó que se va al Parlamento Europeo, un sitio en el que le apetece estar. "En esta vida hay que ver que cuando se cierra una puerta, se abren otras", deslizó.

Garrido reconoció que le hubiera gustado ser el candidato a la Comunidad pero explicó que a él "las decepciones" le duran poco tiempo porque entiende que "hay que mirar hacia adelante".


En este punto, Garrido sostuvo que el presidente del PP, Pablo Casado, ha sido "muy generoso" con él. "Tanto el como yo pensábamos que el sitio en el que más podía aportar era en el Parlamento Europeo, pero si me hubiera dicho que me veía en otro sitio yo hubiera aceptado. Soy un militante disciplinado del PP. El respeto a la jerarquía es fundamental", remarcó.

Balance "positivo"

En cuanto a su gestión en la autonomía, Garrido defendió que cada presidente regional del PP ha tenido su "estilo" pero todos al final tienen un "sustrato" que es el mismo, el de su partido, una formación "de centro-derecha, moderada, liberal".

Por otra parte, el todavía jefe del Ejecutivo madrileño hizo hincapié en que la Comunidad es la "contraposición" al Gobierno de Pedro Sánchez. "Aquí hemos trabajado por crear empleo, por bajar impuestos, por tener libertad de elección, por tener los mejores servicios públicos y por hacer más España desde Madrid", manifestó.

A su parecer, el balance de su etapa al frente de la región es "positivo", aunque desveló que ha habido normativas como la Ley del Suelo o la Ley de Universitario que le hubiera gustado que salieran adelante.

En lo personal, Garrido, que a partir de ahora estará entre Estrasburgo, Bruselas y Madrid, desgranó que se va de la Presidencia con "muy buenos amigos" tanto de su partido como de otros y reconoció que lo que más echará de menos será "a las personas" que trabajan con él.

Por último, quiso lanzar un mensaje de "agradecimiento" a los madrileños porque cree que todo lo que se ha conseguido ha sido gracias "a la ayuda de todos". "El pueblo de Madrid es maravilloso y tiene un seña de identidad muy propia, que es la capacidad de acogida que tiene. Eso nos diferencia de cualquiera", concluyó.

Consulta aquí más noticias de Madrid.