Según Blanco, en Galicia en la actualidad opera una ley estatal de aguas del año 1985, por la que es necesaria una autorización de la Confederación Hidrográfica para talar árboles en la orilla de los cauces. "Como jefe provincial de la Confederación Hidrográfica aplico la Ley actual, como diputado en el Congreso promoveré una nueva ley que tenga en consideración la realidad gallega", ha señalado.

"La cantidad de burocracia que genera hoy en día tener que pedir permiso a la confederación por talar cada árbol está desmotivando al sector maderero y restándoles mucha productividad", ha lamentado el candidato naranja, según ha recogido Ciudadanos Galicia en un comunicado.

Así, en una reunión con representantes de la Asociación de empresarios de la primera transformación de la madera de Lugo para comentar las "grandes dificultades" que atraviesa este sector, Blanco ha indicado que es necesario "crear una ley de la cadena forestal para que haya control en todo el proceso productivo de la madera" y así "lograr un precio que se ajuste al producto", porque, a su juicio, en la actualidad "es mucho inferior".

"Yo soy del rural, ingeniero de montes y entiendo perfectamente las dificultades que atraviesan los madereros por culpa de una ley que no se adapta a la realidad gallega. En el Congreso hace falta gente que piense en Galicia y que creen leyes adaptadas a todo el territorio nacional", ha subrayado José Manuel Blanco.

MEDIDAS FISCALES

Además, el partido ha propuesto otras medidas fiscales para el apoyo al sector rural, como la rebaja de la cuota de autónomos en el rural, la creación de un Plan Nacional contra la Despoblación, una rebaja del 60% en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para quienes habiten en zonas despobladas y una reducción de las cuotas en los dos años siguientes al nacimiento de hijos.

Ciudadanos Galicia también ha apuntado que los miembros de la asociación se quejaron abiertamente de la burocracia a la que están sometidos, al tener que presentar en algunos casos documentación en hasta siete organismos diferentes.

También han trasladado los problemas que tienen con el transporte forestal, ya que la norma solo les permite camiones con carga de hasta 40 toneladas, mientras que en Portugal se permiten de 60.

"Tenemos que ayudar a que estos empresarios puedan trabajar en las mejores condiciones posibles, eliminando las trabas burocráticas que impiden el desarrollo óptimo del sector", ha apostillado Blanco, quien ha subrayado la "dinamización del rural" que realizan estas compañías.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.