Julen Arzuaga, EH Bildu
Julen Arzuaga, EH Bildu. EUROPA PRESS

El diputado de EH Bildu Julen Arzuaga se enfrenta a una denuncia interpuesta por el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ante la Fiscalía General del Estado por sus declaraciones en el Parlamento vasco la semana pasada.

En la denuncia, a la que ha tenido acceso EFE, el SUP destaca que Arzuaga insultó y menospreció a los representantes y miembros de las fuerzas de seguridad que defienden la retirada de la ley de abusos policiales, que fue aprobada el jueves.

Durante su intervención en defensa de la norma que reconoce a las víctimas de abusos policiales cometidos en Euskadi entre 1978 y 1999, Arzuaga expresó su desprecio "más absoluto" por las organizaciones corporativas que "están haciendo un lobby infecto, asqueroso, para que no se reconozca a las víctimas que ellos mismos han generado". La propuesta salió adelante con los votos del PNV y PSE, la abstención de EH Bildu y Elkarrekin Podemos en la mayoría de los artículos y la oposición del PP.

"Para mí ustedes son los nazis que protestan porque hubo un juicio en Núremberg, para mí ustedes son los franquistas que luchan para que no haya un reconocimiento de sus vulneraciones de derechos humanos. Esto es indignante, inaceptable y asqueroso", añadió Arzuaga.

La organización sindical mayoritaria entre las escalas superiores del cuerpo incorpora en la denuncia, estas palabras, con el objetivo de que se depuren las responsabilidades penales en las que pudiera haber incurrido el diputado al pronunciarlas y que podrían ser constitutivas de un delito de injurias contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

El sindicato ha anunciado hoy la presentación en el Juzgado de un "acto de conciliación" contra el diputado de EH Bildu, que llamó "nazis" a policías y guardias civiles, en el que le exigen que pida perdón y una indemnización de 3.000 euros que prevén destinar a la Fundación de Huérfanos de la Policía, según informa EP.

El sindicato reprocha al Gobierno su "inactividad" frente a las graves ofensas cometidas en el Parlamento vasco hacia policías, guardias civiles, víctimas del terrorismo y toda la sociedad.