Los candidatos a las elecciones del 28-A.
Los candidatos a las elecciones del 28-A. ARCHIVO

Lo verde está en auge: a la ola de jóvenes estudiantes de toda Europa que se concentran cada viernes para exigir medidas ecologistas que frenen los efectos del cambio climático bajo el movimiento 'Viernes por el futuro' se han sumado profesores, madres y padres. Repasamos las propuestas 'verdes' que incluyen los programas de los partidos políticos para las próximas elecciones generales del 28 de abril y que buscan captar el voto ecologista.

PSOE

El programa del PSOE aborda la transición ecológica. Pedro Sánchez apuesta por un "green new deal" —"un nuevo pacto entre capital, trabajo y planeta"— que aspira a situar a España en una "posición de liderazgo" en el proceso de descabonización de la economía y la transición ecológica. Mantiene el objetivo de que en 2030 el 74% de la electricidad será renovable, con un calendario de cierre de todas las centrales nucleares (que no especifica). Garantiza, por otra parte, "la protección social de los trabajadores de las empresas de la minería del carbón, así como la creación de nuevos empleos en las comarcas más vulnerables ante la transición energética".

Promete también eliminar el impuesto al sol y reduccir de un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2020 y de un 90% en 2050.

Los socialistas hablan de acompañar el 'Marco Estratégico de Energía y Clima' con una 'Estrategia de Movilidad Sostenible' que "dé respuesta a grandes retos como la lucha contra el cambio climático" o "el incremento de la desigualdad en las oportunidades de movilidad" dentro del país. Para ello, propone entre otras medidas, una "creciente electrificación del transporte" y un "impulso de la fiscalidad medioambiental que desincentive la contaminación".

El PSOE aboga por aprobar una 'Estrategia de Economía Circular' con el objetivo de reducir a cero los residuos. Se compromete a "promover la salud de los océanos" con un plan de recogida de basura del mar, especialmente de plásticos, y a luchar contra la pérdida de biodiversidad.

Asimismo, Sánchez incluye una gestión integral y eficiente de las cuencas hidrográficas que garantice el acceso al agua, al que considera "bien común de dominio público".

"En la próxima legislatura nos comprometemos a impulsar una nueva Ley de Industria que favorezca la adaptación del sector a los retos de la digitalización, la descarbonización, la transición ecológica y la globalización; con el necesario apoyo de los instrumentos financieros públicos, que se reformarán para contribuir eficazmente a la consecución de los ODS de la Agenda 2030, dentro y fuera de nuestras fronteras", reza el programa socialista.

PP

El Partido Popular hablar de un "mix energético estable" a 40 años que ofrezca certidumbre al sector y al consumidor, es decir, "aprovechando al máximo las opciones renovables que ya son competitivas, pero sin renunciar a otras tecnologías que aún son útiles a nuestro país", reza su programa electoral en la página 56.

La formación liderada por Pablo Casado quiere impulsar una "reducción de emisiones que cumpla los objetivos comprometidos por España para 2030" y para ello dará "prioridad a las opciones energéticas que cumplan con los objetivos de reducción de emisiones al menor coste posible, para asegurar que la energía de hogares y empresas es la más asequible en cada momento".

El PP se guía por las pautas marcadas por Europa y se compromete a "trabajar activamente" para adaptarlas a la realidad española. Se compromete a promover una transición energética hacia una "economía baja en carbono" que evite rupturas en el mercado y desigualdades entre españoles. Incluye para ello un Plan Talento Energía y Clima para potenciar la financiación de la I+D+i en transición a una economía verde y adaptación al cambio climático.

Asimismo, el Partido Popular menciona un incremento de las inversiones para mejorar el sistema de reciclaje, promover los envases más sotenibles, avanzar en la separación de la basura orgánica, priorizar la valorización de los recursos frente a su eliminación en vertederos, armonizar los criterios del impuesto para evitar el 'turismo de residuos' y promover el acceso y disfrute de zonas verdes periurbanas.

En el apartado de movilidad, descarta prohibir los vehículos de combustión, pues entiende que "deben ser la evolución tecnológica y las decisiones de los consumidores los marquen el ritmo de sustitución de unas tecnologías por otras". El PP asegura que impulsarán una fiscalidad y planes que ayuden a renovar el parque móvil sustituyendo vehículos contaminantes por autónomos y de cero emisiones y desplegando una red nacional de puntos de recarga de electricidad y gas para vehículos. Al mismo tiempo que quiere eliminar las "restricciones indiscriminadas" a los diésel, apuesta por una "movidad sostenible" en las grandes ciudades y por impulsar vías ciclistas interurbanas.

La sostenibilidad ambiental y el cambio climático también es un tema que vuelve a puntear en el apartado 334, en el que se refiere a una "flexibilización" de la regeneración urbana, y en el 338, que atiende el impulso de las ciudades inteligentes.

Ciudadanos

Fuentes del partido liderado por Albert Rivera afirman que para Ciudadanos el cambio climático es "una prioridad". Por ello, en caso de llegar al Gobierno, promete aprobar una Ley de Cambio Climático y Transición Energética que garantice la seguridad jurídica y la no dependencia de combustibles fósiles. Hablan de impulsar una transformación hacia un modelo energético basado en energías renovables en 2050, para lo cual planean desarrollar un modelo de subasta "basado en criterios de eficacia tecnológica y eficiencia económica" y "garantizar un marco jurídico estable y seguro con una adecuada rentabilidad razonable para los inversores en tecnologías renovables que sufrieron los recortes arbitrarios de los gobiernos del PSOE y el PP".

Ciudadanos promueve también una Ley de Economía Circular para reducir al mínimo los residuos a vertedero a través de la prohibición de los productos de plástico de un solo uso, como las bolsas, vajillas, cuberterías, bastoncillos o envases de poliestireno expandido —algo que ya ha aprobado el Parlamento Europeo—; de la reducción de los descartes y desperdicios alimentarios; y del incremento del reciclaje de residuos domésticos mediante el fomento de su recogida selectiva.

Fuentes de la formación naranja añaden que promoverán la eficiencia energética "a través de la rehabilitación de 300.000 viviendas al año. Los nuevos inmuebles y todos los edificios e instalaciones públicas se construirán bajo estándares de 'consumo casi nulo'.

Entre sus propuestas también figura poner en marcha un "ambicioso" Plan Nacional de Reforestación con el objetivo de plantar 10 árboles por cada español al final de la legislatura. "Este esfuerzo en reforestación de casi 500 millones de árboles permitirá contribuir además a la preservación de la biodiversidad, luchar contra el cambio climático como si se sustituyesen 100.000 vehículos a motor y promover la creación de empleos estables y dignos en nuestro medio rural", sostienen.

Cidadanos también contempla actualizar el Plan Hidrológico Nacional para adaptarlo "al reto del cambio climático y escenarios 2030-2050. Mejoraremos la gestión, la depuración y la reutilización de aguas urbanas, el aumento de las inversiones, la interrelación de cuencas, la integración de desaladoras, las demarcaciones hidrográficas y las administraciones territoriales", concluyen.

Podemos

El primer capítulo del programa de 105 páginas de Podemos se llama Horizonte Verde y Nuevo Modelo Industrial. El partido de Pablo Iglesias ha hecho del cambio climático uno de los ejes de sus propuestas. Entre otros compromisos, quieren reducir la producción energética basada en combustibles fósiles a la mitad en diez años y por completo en 2040, cuando se marcan como objetivo que toda la energía provenga de fuentes renovables. Podemos habla de ayudas a la inversión en renovables, de cerrar centrales de carbón antes del final de 2025 y de las nucleares para 2024, de gestión pública de las hidroeléctricas y de prohibir la mercantilización del agua, entre otras medidas.

Propone rehabilitar 500.000 viviendas al año para convertirlas en energéticamente eficientes, que en 2040 el 100% de los coches vendidos sean eléctricos —vía ayudas estatales de hasta el 20% del precio de compra y colaboración del Estado con los fabricantes— y potenciar el transporte público con, entre otros, una tarjeta de transporte única gratuita para menores de 26 años y "a un precio asequible" para el resto de la población.

Podemos quiere crear empleo en "industrias con impacto positivo sobre el entorno" para implementar la reindustrialización verde y la economía circular. Cita, además, "intensificar la lucha contra los incendios", "atajar la contaminación del aire, que está acortando nuestra vida", frenar la desertificación y terminar con el fracking.

En su página 16 recoge los detalles de la Política Agraria Común que quiere desarrollar, una "lanzadera para la transición ecológica y el futuro del medio rural" para impulsar la ganadería extensiva y sectores "de gran aporte social y ambiental" como los frutos secos, el olivar tradicional o el azafrán. Para ello, contempla además garantizar la viabilidad del pastorismo, recuperar vías pecuarias, establecer un precio mínimo para los agricultores, políticas de pesca sostenibles e impulsar el consumo de temporada y proximidad.

Podemos contempla asimismo un Segundo Plan Estratégico del Patrimonio Natural y la Biodiversidad (2020- 2027) para proteger los parques nacionales del país y apoyar a los 167 municipios que se encuentran en su interior.

Vox

De las 100 medidas para la España Viva que el partido de Santiago Abascal presentó en Vistalegre en octubre —que son las mismas que lleva al 28-A—, vertebradas por la unidad de España, apenas se encuentran tres que se relacionan de alguna manera con el medio ambiente.

En punto 34 habla de "diseñar y aplicar un nuevo Plan Hidrológico Nacional bajo el principio de la solidaridad y el bien común. Un Plan que desde el respeto a la sostenibilidad de los recursos hídricos y de los ecosistemas, permita una gestión eficiente del agua"; la medida 38 apuesta por "desarrollar un Plan de la Energía con el objetivo de conseguir la autosuficiencia energética de España sobre las bases de una energía barata, sostenible, eficiente y limpia"; y la número 47 apuesta por "liberalizar el suelo" y "convertir en suelo apto para ser urbanizado todo el que no deba estar necesariamente protegido por motivos de interés público convenientemente justificados. El mercado del suelo es especialmente rígido, su regulación provoca una escasez artificial que eleva su precio", reza el programa.

Y de todo esto, ¿qué piensan los expertos?

"Hablar de medio ambiente también es hablar de salud, de poder beber agua salusable, de comer alimentos sin pesticidas o de disponer de espacios verdes para los niños. Tenemos 11 años para actuar drásticamente contra el cambio climático y atajar la consecuente pérdida de biodiversidad y la contaminación, que está afectando a nuestra salud", advierte Paco Segura, coordinador de Ecologistas en Acción, que detecta en el programa de Podemos —candidatura que integra a Equo— "buena parte de los postulados ecologistas", si bien señala que "luego es diferente la posibilidad de llevarlos a la práctica". Respecto al programa del PP, cree que "frivoliza" al dejar que sea la tecnología y los consumidores los que marquen la transición hacia vehículos no contaminantes.

Desde WWF, Enrique Segovia echa en falta referencias pensadas para "conservar y recuperar la biodiversidad" y recuerda que la reducción de emisiones y la restauración de los ecosistemas suponen "un nicho de empleo muy grandes" y , sin embargo, "nadie habla de ello". "No hay tiempo para 'mix energéticos'". En su opinión, el PSOE y Podemos incluyen medidas "potentes y modernas, que hablan claramente de transformación, con cambios sustanciales para abandonar los combustibles fósiles". Pero advierte: "No nos fiamos de los pactos hidrográficos que hablan del agua como si se pudiera mover de un sitio a otro. No se trata de eso, sino de recuperar humedales y acuíferos".

Segovia se muestra optimista, en cambio, porque todos los partidos abordan ya medidas para la España rural, "clave de cara al futuro y el desarrollo de nuestro país", pues "los modelos intensivos de producción están vaciando el territorio".

La directora de programas de Greenpeace, Cecilia Carballo, considera que las medidas ecologistas están "ausentes" en Vox; que son "escasas y erráticas" en el PP —cuya propuesta de reducir el impuesto al diésel "colisiona con nuestras peticiones"— y que las de Ciudadanos son "pobres y reverdecen el sistema capitalista", además de que "no van acompañadas por políticas robustas que las soporten".

En el ala izquierda, detecta que el PSOE lleva el programa "más completo con diferencia" en materia medioambiental, que "desarrolla en profundidad" las medidas iniciadas durante su Gobierno. Respecto a Podemos, echa en falta cierta "coherencia" a la hora de plasmar las transición ecológica en materia de empleo.