La Sección Segunda de la Audiencia de Valencia juzga a Alfonso Grau como presunto autor de un delito de blanqueo y cohecho por supuestamente aceptar dos relojes de lujo de un contratista del Ayuntamiento en 2010 y 2011, cambiarlos por otros más caros y pagar la diferencia, por lo que la Fiscalía le pide una pena de seis años de prisión y el pago de una multa de 75.000 euros. Para Urbano Catalán, responsable de las mercantiles Transvia y Viajes Privilege, pide un año de cárcel por cohecho.

Catalán, en su declaración de este lunes, ha explicado que todas las piezas que adquirió en la joyería Rabat eran para familiares, socios y trabajadores por su jubilación pero que "jamás" ha regalado relojes ni a Grau ni a ningún político.

Ha añadido que cuando estalló el caso llamó a la joyería para exigir explicaciones que, según ha apuntado, nunca recibió.

((Habrá ampliación))

Consulta aquí más noticias de Valencia.