Agente de la Guardia Civil junto a un coche patrulla
Agente de la Guardia Civil junto a un coche patrulla GUARDIA CIVIL - Archivo

Una patrulla del sector de tráfico de la Guardia Civil de Madrid ha liberado a una joven maniatada en el interior de un coche y a su propietario, oculto en el maletero y herido, tras haber sido retenidos por el conductor del vehículo que emprendió una persecución con los agentes por la autovía de Toledo.

Según informa la Dirección General de la Guardia Civil, los hechos tuvieron lugar la madrugada del pasado sábado sobre las 1:30 horas cuando un grupo de guardias civiles que realizaban controles de alcoholemia en el kilómetro 21 de la A-42 observaron que un coche se dirigía a ellos con las luces apagadas y con intención de embestir sus vehículos oficiales.

Fue entonces cuando el coche realizó maniobras bruscas de volante para golpear y sacar de la vía a los vehículos policiales y continuó campo a través hasta que se detuvo. El conductor huyó y se escondió en una gasolinera cercana, donde fue detenido por la Policía Nacional de la comisaría de Parla, que actuaron en apoyo a la Guardia Civil.

Los agentes del instituto armado descubrieron en el asiento delantero del interior del vehículo abandonado a una joven maniatada y encerrado en el maletero a un varón con varios golpes en la cabeza, que resultó ser el propietario del turismo.

Ambas personas manifestaron haber sido secuestradas en Getafe a punta de pistola, arma del que se deshizo en la huida el autor de los hechos, pero que finalmente recuperaron los agentes.

Al detenido, de nacionalidad rumana de 21 años de edad y vecino de Getafe, se le atribuyen delitos de robo con violencia e intimidación de vehículo, detención ilegal, resistencia y desobediencia grave, atentado a agentes de la autoridad y conducción temeraria.

Consulta aquí más noticias de Madrid.