Pablo Iglesias en el mitin de Vigo, 25S
Pablo Iglesias un mitin. EN MAREA - Archivo

Podemos denunció a Interior a finales de octubre que una cámara que formaba parte del dispositivo de seguridad de la Guardia Civil instalada en el exterior del chalé de Pablo Iglesias había sido pirateada, y que las imágenes circulaban por internet a través de una web que emitía en directo.

Según ha explicado este lunes en Cadena Ser la portavoz del grupo parlamentario de Podemos Ione Belarra, Podemos conoció a través de un mensaje anónimo que esa cámara, colocada en el exterior del chalé de Iglesias en Galapagar (Madrid) y que apuntaba a la entrada de la vivienda, había sido intervenida. Las imágenes que captaba podían verse en directo en internet en una web de acceso libre.

A finales de octubre pasado la formación de Iglesias puso en conocimiento de la Policía que la cámara había sido pirateada, tras lo que las autoridades policiales solucionaron el problema y comunicaron a Podemos que estaba solventado, aunque el partido no tiene constancia de que se abriera ninguna investigación al respecto.

Según han explicado fuentes del ministerio de Interior, la cámara había sido colocada en septiembre, con el objetivo de controlar que no se realizasen pintadas u actos vandálicos desde el exterior de la vivienda. Tal y como explican, una vez que se tuvo conocimiento de la difusión de las imagenes la cámara se reseteó, aunque poco después se retiró, cuando se instaló la garita de vigilancia permanente.

El diario El País ha señalado además que los detalles del dispositivo de seguridad que el Ministerio del Interior aprobó para aumentar la vigilancia en la vivienda del líder de Podemos se filtraron y difundieron días antes de que la cámara fuera hackeada.

Por su parte, Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, ha señalado que "se denunció por parte de Iglesias y Montero que había habido un hackeo y que esa parte era observada directamente desde una página web, por lo que inmediatamente la Guardia Civil realizó las investigaciones oportunas y a día de hoy se ha llegado hasta donde se ha podido llegar".

El ministro del Interior ha incidido en que se trataba de una cámara "hacia la parte exterior de la casa simplemente a los fines de poder identificar si alguien volvía a hacer una pintada o cualquier circunstancia atentatoria contra la seguridad" de Pablo Iglesias o su familia.

No obstante, Grande-Marlaska ha recordado que con posterioridad esa cámara fue retirada, "pero no por el hackeo, sino porque ya hay una medida de seguridad exterior -vigilancia de la Guardia Civil con garita-, necesaria ante las publicaciones en medios, de datos sobre personas, viviendas u ocupaciones". Unas publicaciones que a su juicio son "indebidas, porque lo único que hacen es llamar a terceros de comportamiento no cívicos".

Finalmente, el ministro del Interior ha insistido en que la cámara era "exterior y a los fines de poder determinar cualquier actuación delictiva que se habían ya materializado previamente".