La Fiscalía pide penas que suman 42 años de prisión para José Luis L.P., presunto autor del disparo que acabó con la vida de un joven en la noche de San Juan de 2017, en la playa de Arealonga en Chapela, Redondela (Pontevedra), y que será juzgado por un tribunal de jurado entre este lunes y el viernes en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo.

Según se recoge en su escrito de acusación, el Ministerio Fiscal le atribuye un delito de asesinato, un asesinato en grado de tentativa, un homicidio en grado de tentativa y un delito de tenencia ilícita de armas. Asimismo, pide que se tenga en cuenta la circunstancia agravante de reincidencia.

El relato de los hechos realizado por la Fiscalía concluye que el día de San Juan de 2017, el acusado se dirigió al anochecer a las inmediaciones de la playa de Arealonga portando consigo un revólver. Sobre las 5,00 horas, se aproximó a una barandilla y "orinó o intentó orinar" sobre unas chicas que estaban más abajo en la playa.

Al ver esto, Daniel B.P le recriminó su conducta y éste respondió sacando el revólver y disparándole "a contacto", es decir "a cañón tocante con el pecho". Daniel no tuvo "ninguna posibilidad de defenderse", y falleció a consecuencia del disparo.

Una persona acudió entonces a socorrer al joven en el suelo y, "sin ser consciente de que se había efectuado un disparo", increpó al agresor, momento en que éste también le apuntó con el revolver. Esta persona echó a correr mientras el acusado realizaba otro disparo, sin conseguir darle. A continuación, José Luis L.P. se dio a la fuga.

DETENCIÓN

Más tarde, agentes de la Policía Nacional localizaron al varón, pero cuando fueron a detenerle, metió la mano en una bandolera "con intención de sacar el revólver y dispararles", por lo que se abalanzaron sobre él para intentar que soltase el arma. Para conseguirlo, precisaron ayuda de otros efectivos de Policía Nacional y Local.

Una vez en dependencias policiales, el varón continuó con actitud muy agresiva hacia los agentes, tirándose al suelo y negándose a bajar del vehículo. De la misma manera, intentó agredir con patadas y morder a los policías que le custodiaban, a los que además les dijo: "Carceleros, falangistas, os cortaré la cabeza".

La Fiscalía entiende que el acusado cometió los hechos en sus plenas facultades volitivas e intelectivas, y añade que no ha quedado acreditado que hubiera ingerido bebidas alcohólicas que limitasen su capacidad de discernir.

PENAS

Por ello, pide para él 20 años de cárcel por un delito de asesinato, 10 por intento de asesinato, 10 por homicidio en grado de tentativa y 2 años por tenencia ilícita de armas. Además, aplica la agravante de reincidencia en relación con este último delito, puesto que ya fue condenado en cuatro ocasiones anteriores por tenencia ilícita de armas o delito de arma prohibida.

Reclama, asimismo, que se le prohíba comunicarse y acercarse a menos de 200 metros de los parientes de la víctima durante 30 años; y con la persona a la que intentó disparar durante 20 años. A mayores, pide que se le prive del derecho a la tenencia y porte de armas por tiempo de cinco años, y que indemnice a los familiares del fallecido en la cantidad que corresponda.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.