Siniestralidad laboral
Un trabajador de la construcción, en un andamio. EUROPA PRESS - Archivo

Dos hombres resultaron heridos el pasado jueves al caerse desde varios pisos de altura después de descolgarse el andamio sobre el que trabajaban en la localidad valenciana de Canet d’en Berenguer. Este es uno de los últimos accidentes laborales registrados en la Comunitat, en concreto en el sector de la construcción, el que más se incrementó el pasado año.

La siniestralidad en el trabajo aumentó en 2018 en la Comunitat Valenciana coincidiendo con el descenso paulatino del paro y el leve aumento de la tasa de empleo. Los datos recopilados por el Comité Econòmic i Social de la Comunitat Valenciana (CESCV) en su último informe Indicadores Económicos, Laborales y Sociales indican que el número de accidentes de trabajo subió un 6,3% en el conjunto de la autonomía en 2018, hasta los 48.161 casos.

La gran mayoría de los siniestros fueron leves (el 99%) y hubo 62 mortales (un 17% más). En cifras totales, los accidentes se dan sobre todo en el sector servicios (27.998), aunque donde más crecieron fue en la construcción, seguida de la industria (7,6%) y los servicios (5%). Solo bajaron (un 2,2%) en agricultura.

Estas son las principales magnitudes de la siniestralidad laboral en la Comunitat Valenciana entre enero y diciembre de 2018, un periodo en el que los accidentes graves y mortales aumentaron por encima de la media, un 10% y un 17% respectivamente. Los datos se dieron en un contexto de  reducción de la tasa de paro en el último trimestre de 2018 del 2,5% respecto al mismo periodo del año anterior y de un leve aumento del 0,4% de la tasa de empleo, según recoge el mismo informe.

El secretario de Acción Sindical de Comisiones Obreras del País Valencià (CCOO-PV), Daniel Patiño, afirma que los datos de siniestralidad laboral de 2018 resultan "multicausales" y apunta a tres fundamentales: la "ausencia de medidas preventivas en multitud de actividades de gran intensidad de mano de obra", la "falta de inversiones en formación e información" y el modelo de "desfragmentación productiva (externalizaciones, subcontrataciones...)". En este último apartado, afirma que el 20% de los fallecidos "prestaban sus servicios para empresas subcontratadas" con déficit de medidas de prevención.

El representante sindical también alerta de incremento de accidentes laborales in itinere (es decir, en el trayecto de casa al trabajo o viceversa) y recuerda que el 28 de abril, además de elecciones generales y autonómicas, se celebra el Día Internacional de la Salud y Seguridad Laboral con el objetivo de conseguir "entornos seguros y un trabajo decente".

Más enfermedades profesionales

Las bajas por enfermedades profesionales subieron un 25% en 2018, hasta las 1.263. Las más numerosas son las del sector servicios (751), aunque subieron más las de industria, un 32,4%. Según Patiño, en la mayoría de casos las provocan agentes físicos y se trata de lesiones músculo-esqueléticas.

Desde CCOO-PV denuncian el "infrarregistro" que se produce respecto a enfermedades que, a su juicio "tienen un claro detonante en el origen laboral y son reconocidas como de origen común". En este punto destacan el cáncer, "dado que es prácticamente residual el reconocimiento de esta enfermedad (la de mayor causa de mortalidad en la población) como origen laboral "a pesar de nuestros esfuerzos en los juzgados y algunas victorias respecto al amianto".

No obstante, asegura que hace falta "un sistema más riguroso a la hora de derivar hacia el origen laboral enfermedades que tienen un claro detonante como la calidad del aire en las empresas y la utilización de productos de enorme impacto en la salud", entre las que destaca "empresas industriales del plástico o confección, tintes, hasta algunos productos que se siguen utilizando en la limpieza desde habitaciones de hotel, hasta en el sector sanitario".

Consulta aquí más noticias de Valencia.