El candidato de Más Madrid a la Comunidad, Íñigo Errejón, se siente "responsable" de la decisión que tomó hace un par de meses de aspirar al Gobierno regional bajo la plataforma de Manuela Carmena y no se arrepiente de ese paso porque, afirma, está con "más ganas que nunca" de hacer campaña y de gobernar la región.

Así ha contestado al ser preguntado en una entrevista sobre si se arrepiente de haber abandonado las siglas de Podemos de cara a las próximas elecciones autonómicas. Ha dicho que tiene más ganas que nunca por dos razones: porque está por sus ideas y porque ha "recuperado" la pasión.

"Estoy en política exclusivamente por mis ideas y si gano es con mis ideas, no concibo otra manera de hacerlo", ha señalado al respecto, para añadir que está intentando "recuperar unas ciertas ganas, diversión, pasión haciendo precampaña, de escucha, de recogida, de propuestas, discusión y debate". "Esto solo compensa si se hace con ganas, con mucha pasión y yo la he recuperado", ha dicho, y lo ha hecho de la mano de la que es un "referente político de primer orden", Manuela Carmena.

"La Comunidad es un desastre de corrupción"

"Tenemos las generales pero ya hay una idea entre los madrileños y es mayoritaria, y hay que darle forma: tras 25 años de gobierno del PP la Comunidad es un desastre de corrupción, de maltrato a los servicios públicos, de nulo proyecto económico o movilidad o de mayor desigualdad y segregación de los madrileños", ha sostenido.

Esa idea, insiste, "es mayoritaria" y si hubiera "que girar la Comunidad un poquito a la derecha o a la izquierda bastaría con un partido nuevo pero hay que reconstruir la Comunidad, mirar al futuro con un proyecto compartido y eso no se hace solo con los votos de uno sino con muchos más". "Va a haber más candidatos progresistas y tendremos que entendernos para formar gobierno", ha apuntado.

Preguntado por qué tiene Más Madrid que no haya visto en Podemos, ha querido ser "respetuoso y escrupuloso" porque hay unas "muy importantes" elecciones generales el próximo 28 de abril, y además es un partido que ha "fundado, trabajado y sudado". Pero, ha añadido a continuación, que "siempre" ha puesto "por delante la idea de que las fuerzas políticas no tienen que hablar solo para los convencidos" y que tampoco "tienen que regañar".

En opinión de Errejón, los partidos "tienen que tener la capacidad de integrar a gente muy diferente" y cuando ha mirado a su alrededor para ver quién ha hecho eso en la oposición y después en el Gobierno, "el mejor ejemplo" que ha encontrado es el de Manuela Carmena, "que tuvo la capacidad de construir una fuerza política muy grande, en cuanto a unidad de muchos ciudadanos que venían de sitios diferentes, de juntarlos en torno a un modelo de ciudad y después gobernar para todos, eso es lo que había que poner por delante".

"La izquierda amable y la derechita cobarde"

Por otro lado, ha admitido que "para nadie es un secreto" que viene desde "hace varios años teniendo importantes diferencias con el rumbo actual de Podemos". "No solo yo, pero yo vengo teniendo importantes diferencias... Esas diferencias no me impiden ver las cosas bien hechas, pero esas diferencias me recomiendan hacer las cosas con todavía un poquito más de ganas de amplitud y de mano tendida", ha sostenido.

Según Errejón, en Madrid, "para ganar hay que abrirse un poquito más, hay que hablar un poco más con todos, escuchar a todos" independientemente de la cercanía ideológica. "Hay que elaborar un proyecto que haga que gente que no va a votar por mí tenga la certeza de que si Errejón va a ser presidente también va a ser el mismo", ha apuntado.

Preguntado por si se siente cómodo con que le llamen la "izquierda amable", ha respondido con ironía. "Hay una especie como de competición de testosterona en la política española, entre la izquierda amable y la derechita cobarde", ha dicho el candidato de Más Madrid, quien frente a esto, el principal problema que hay es la "desigualdad" y que las formaciones políticas "están peleándose entre ellas".

"En vez de preocuparse por la clase media, estamos en una especie de política de trinchera a ver quién le dice al otro la cosa más gorda", ha señalado Errejón, quien cree que para eso no hay que ser "muy valiente" porque te ponen una cámara delante, "se dice una barbaridad sobre un oponente y ocupa muchos titulares".

En su opinión, para lo que hay que "ser valiente es para decir 'no opino como este partido sobre cuestiones económicas pero a lo mejor en cuestiones civiles me podría entender o al revés'". "Lo que exige más coraje en la política española y madrileña es decir que no tienes miedo a decir 'me podría entender con gente diferente'", ha dicho.

Y eso, a su parecer, no significa renunciar a las ideas sino "todo lo contrario, es tenerlas tan claras y arraigadas". Ha puesto el ejemplo "perfecto" del exmandatario uruguayo José Mujica porque "hay políticas igualitarias y democráticas que se hacen solo si uno tiene la capacidad de tender la mano y juntar a mucha gente". "¿Eso es amable? Sí, pero no conozco otro camino. Entre el quejarse de las cosas y reunir a muchos para gobernar y transformarlas, elijo este", ha concluido.

No renuncia a su cargo en Podemos

Sobre el hecho de que siga siendo secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, ha defendido que nadie le ha dicho que sea "incompatible". "No he renunciado pero me ilusiona mucho más la tarea en la que estoy, que es ser presidente de la Comunidad de todos los madrileños. Y para eso, a veces, hay que elegir, y las discusiones en los partidos les interesa mucho a los partidos pero te hace perder muchísimo tiempo y energía", ha subrayado.

En este sentido, ha indicado que ha dado los pasos que ha dado para que las discusiones de partido, "que son muy interesantes para los partidos y las conversaciones con los medios", les ocuparan "menos tiempo que lo verdaderamente importante". "No puede ser que las discusiones de los partidos nos aparten de lo que queremos hacer que está por encima de cualquier partido político, siglas o plataforma", ha considerado.

En este punto, cuestionado por si se siente culpable por el "terremoto político" que provocó su decisión, ha contestado con un se siente "responsable del paso adelante" que ha dado y de "ir de la mano de Manuela Carmena para defender el Ayuntamiento de Madrid, para que no vuelva el PP y para poner orden en la Comunidad, desecha por la desigualdad, corrupción y falta de proyecto". "He dado un paso adelante con Carmena y estoy orgulloso de esa decisión", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.