Mujer iraquí llora ante su marido muerto
Una iraquí llora sobre el cadaver de un familiar en la morgue de un hospital en Bagdad (Irak). (Ali Mohammed/EFE)
Millones de iraquíes carecen de acceso a agua potable y a atención sanitaria cinco años después del inicio de la guerra, en lo que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) considera "una de las más graves situaciones humanitarias del mundo".

En un comunicado, el organismo humanitario afirma que "millones de personas no pueden contar más que con un suministro insuficiente de agua de mala calidad, ya que los sistemas de distribución no pueden ser mantenidos".

Millones de personas no pueden contar más que con un suministro insuficiente de agua de mala calidad
La atención sanitaria tampoco es accesible pues en los hospitales faltan personal cualificado y medicamentos, agrega el CICR.

A estas carencias se une la grave situación de inseguridad, pues aunque en algunas regiones la situación ha mejorado, todos los días hay muertos y heridos en combates o atentados, señala.

"Los civiles son frecuentes objetivos, con total desprecio de las reglas del derecho internacional humanitario", señala el comunicado.

¿El optimismo de los iraquíes?

Sin embargo, más del 50% de los iraquíes piensan que sus vidas son buenas, por lo menos desde los últimos tres años, según una encuesta elaborada de forma conjunta por la BBC, ABC, ARD y NHK con una muestra de 2.000 personas, informa la BBC.

También se conoce que aunque la mayoría de los iraquíes creen que las tropas de los EE UU están haciendo las cosas mal, el número de gente que quiere que los americanos se vayan del país ha ido disminuyendo poco a poco.

Sin embargo, el estudio también aclara que cada vez la población está más dividida. Mientras que el 55% de los iraquíes cree que su vida es buena, sólo el 33% de los suníes son felices con sus vidas, comparado con el 62% de los chiíes y el 73% de los kurdos.