Carmen Borrego
Carmen Borrego, en el plató de 'Sálvame'. TELECINCO

El que avisa... Carmen Borrego, la hermanísima de Terelu Campos, y tras anunciarlo hace apenas unos días, se despedía este miércoles del plató de Sálvame con la idea puesta en ser más feliz tras sus malas relaciones con los compañeros del programa de Telecinco.

En su última tarde, Borrego ha querido saldar cuentas y dar todas las explicaciones necesarias sobre por qué toma esta decisión. Y todo ello a pesar de que continuará en Sálvame Deluxe.

Se va por decisión propia, es lo que se recoge de sus palabras, excluyendo así a los que han sido sus compañeros, y una, además, que lleva tiempo meditando. "Yo no soy ningún monstruo, me puedo equivocar pero soy buena compañera y me gustaría seguir siéndolo", confesaba, así como que "saber que no hay ninguna empatía" entre los compañeros y ella "no es fácil".

"Soy una Carmen mucho más triste", afirmaba entonces la colaboradora, a la par que resaltaba que cualquiera a su alrededor podía dar buena cuenta de ello. Asegura que hasta su marido le ha pedido "que lo deje "porque no la "veía feliz".

"Lo de esta semana ha podido ser la gota que ha colmado el vaso pero no es el único motivo, lo he pensado mucho antes", mantenía su postura, aunque dejaba el futuro abierto a un posible retorno. "Nunca digo 'nunca jamás', la realidad es así, en estos momentos no me siento preparada para realizar este trabajo y lo justo cuando crees que no vas a hacer bien tu trabajo es marcharte", se reafirmó.

Ella tenía "la sensación" de no verse feliz y de "estar tocada". "He venido muy feliz, he sido muy feliz aquí, no quiero ir de víctima pero cuando las cosas no te compensan lo justo es tomar una decisión", comentaba, aprovechando para aclarar que desconoce si se arrpentirá pero que "cuando tomas una decisión lo haces con todas sus consecuencias".

¿Soberbia y programa propio?

No perdona, eso sí, que la hayan tildado de "soberbia" dentro del programa. "Nadie viene a trabajar para que le quieran, eso es absurdo, pero yo no me considero una mala persona, tengo soberbia, pero como la tenemos todos", argumentaba.

La hija de María Teresa Campos no tiene dudas de que se caracteriza por llevarse "bien con casi todo el mundo" y que le gustaría "que se hablara con productores, cámaras... a ver si alguna vez he tratado mal a alguien".

Mientras su hermana y el resto de colaboradores esperaban en una sala conjunta, Borrego llegó a decir que "probablemente aceptaría" dirigir para la cadena. "Si el proyecto me entusiasma, no tengas la menor duda", fueron sus palabras.

Terelu comenzó a llorar poco después, tras las críticas de sus compañeros a la pequeña de las Campos. Fue la gota que colmó el vaso. "No voy a ver a mi hermana llorar, no quiero que mi familia sufra", afirmó para poner fin a la entrevista, lo que hizo que Lydia Lozano explotara y Kiko Hernández se marchara indignado.

Precisamente el colaborador había sido de los más críticos. "Me arrepiento del tono pero no del contenido, lo mantengo, me parece absurdo que te marches del programa", le atenazó.

Antes, Mila Ximénez no tuvo reparos en admitir que hay cosas de Borrego que le "indignan". "¿No sabes hacer tu trabajo, porque es perder valor profesional, por tus compañeros?", le cuestionó al no comprender los motivos de su abandono.

Para ella, la colaboradora había llegado a Sálvame "completamente entre algodones". "Yo a tonterías no contesto", respondió Borrego, que contestó después un "yo no tengo ninguna imagen que rehabilitar" cuando Gema López le dio su opinión.

Por último, Terelu Campos apoyó a su hermana y afirmó que comprendía su decisión. "El programa es muy complicado", alcanzó a asegurar.