Nicole Kidman y Tom Cruise
Foto de archivo de Nicole Kidman y Tom Cruise. GTRES

Cuando fueron uno de los matrimonios más sonados de Hollywood, Tom Cruise y Nicole Kidman adoptaron a Isabella y Connor que, con el paso de los años, se han hecho seguidores y miembros destacados de la Iglesia de la Cienciología, de la que es adalid el actor.

Tanto es así, que diversos medios de EE UU, se han quedado asombrados ante la publicación de un vídeo en el que la familia (menos Kidman, separada desde hace tiempo incluso de sus hijos) muestran una devoción absoluta y un fervor sin mácula hacia las creencias de L. Ron Hubbard, el fundador de esta religión.

A todo ello se ha unido que Bella Cruise, de 26 años, desde Londres, y auspiciada por su padre, el protagonista de Top Gun o El último samurái, que ya es considerado una divinidad dentro de la Cienciología, se ha convertido en una predicadora y captadora para la causa después de sentirse "ahogada en problemas". En un vídeo-anuncio, agradece a su padre la "salvacion" por tantos años de haber sido una "chica mala". "Todo el mundo necesita esto", concluye.

Aquí entran las encendidas declaraciones de la actriz Leah Remini, antigua seguidora de la religión. Según ella, Tom Cruise, de 56 años, sería el segundo cienciólogo más poderoso del planeta, justo por debajo de David Miscavige, a quienes consideran "el salvador del mundo".

Tal sería el papel de Tom Cruise que, dice Remini y ha confirmado el New York Post, llega a obligar a sus devotos seguidores a ver los estrenos de sus películas más de una vez hasta que esta sea rentable en taquilla. Ha desatado incluso la envidia de otro ilustre cienciólogo, John Travolta.

La boda de Connor

En medio de este caos, llega la boda de Connor Cruise, de 24 años. Sobre el papel, ha sido este quien ha decidido que su madre, Nicole Kidman, de 51 años, no asista a su enlace, como tampoco asistió al de su hermana Isabella con el consultor informático Max Parker. Boda a la que tampoco fue su padre porque su hija no habría abrazado del todo la religón.

Pero según Radar Online, ha sido Tom Cruise quien ha vetado a la actriz australiana porque sus creencias no son las de la Cienciología y su hijo ha tenido que aceptarlo y obedecerlo.

Connor se casa con una joven italiana de la que solo se conoce el nombre, Silvia, y que es conocida como "la princesa de la Cienciología". Según una fuente cercana a Parker, "Tom está detrás de esto y lo que él dice, es ley para su hijo". Habría bastado una llamada, cita.

La misma fuente asegura que Cruise considera a Nicole Kidman una persona "supresora", que en términos de la religión es básicamente enemiga de la causa y que con sus actos intentan impedir el avance de la doctrina. "Connor besa el suelo por el que camina su padre y jamás le desobedecería", afirma.

Hasta donde se sabe, la pareja se conoció en Clearwater, en Florida, donde ella vive con una familia de cienciólogos.

Un via crucis para Kidman

Nicole Kidman, después de que se divorciara de Tom Cruise tras protagonizar Eyes Wide Shut, de Stanley Kubrick, ha vivido un auténtico calvario para poder ver a sus hijos, que se ha dado en muy contadas ocasiones, como cuando se casó con Keith Urban, en 2006. Con él ha tenido dos hijas, Sunday Rose y Faith Margaret, de de 11 y 9 años respectivamente, aunque la segunda nació mediante vientre de alquiler.

Fuentes de la Cienciología revelan que ni Connor ni Bella ven a su madre en años. Tom Cruise se quedó con su custodia tras el divorcio, puesto que le eligieron a él, y desde entonces todo acercamiento de la actriz de Moulin Rouge ha sido en vano. Normalmente, por imposición del actor.

Y eso que ella les sigue profesando su amor incondicional. En 2018, admitió en la revista Who ser celosa de su relación con ellos: "Tengo que proteger esa relación. Pero lo que sí sé al 150% es que renunciaría a mi vida por mis hijos. Son adultos. Son capaces de tomar sus propias decisiones. Han tomado la decisión de ser cienciólogos y, como madre, mi trabajo es amarlos".

Tom Cruise, por su parte, entró en la Cienciología a finales de los 80, a través de su primera esposa, Mimi Rogers. Después de los 11 años de matrimonio con Nicole Kidman, comenzó una relación con Katie Holmes.

Tal es el poder del protagonista de la saga de Misión Imposible que prohibió a Holmes, cuando se separaron, tener pareja pública durante los cinco años posteriores a su divorcio. Además, el actor no quiere ver a su hija en común, Suri, por no pertenecer a su doctrina.