Tráfico, coches, atascos
Coches en Madrid. EUROPA PRESS - Archivo

El Pleno de Usera vota este miércoles si lanza una de las últimas medidas estrella del Gobierno de Ahora Madrid en materia de movilidad antes de las elecciones: la creación de la primera Zona de Aparcamiento Vecinal (ZAV) de la capital. La concejala-presidenta Rommy Arce quiere iniciar el expediente para limitar el estacionamiento de no empadronados en los barrios de Almendrales, Zofío, Moscardó y Pradolongo.

El establecimiento de estas zonas aparece recogido en la nueva ordenanza de Movilidad, en vigor desde el pasado octubre. Ideadas como un modelo alternativo para regular el aparcamiento más allá de la M-30, buscan priorizar a los residentes ante el "efecto frontera" que implica la extensión del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en la almendra central.

Ocho horas de limitaciones

Así, la ZAV de Usera plantea trocear el mapa de estos cuatro barrios en dos tipos de área: una restringida a los vecinos y otra de uso general. Si sale adelante el plan, en esta última, únicamente se podrá dejar el coche por un máximo de dos horas y previo pago de una tasa (en principio, vía app), unas exigencias de las que quedarían exentos los empadronados y a quienes se concediera una autorización temporal, además de vehículos de dos y tres ruedas, comerciantes o taxis. Según los planes iniciales, las restricciones solo funcionarían entre las 9.00 y las 17.00 horas, franja ampliable hasta las 19.00 en torno a instalaciones de afluencia masiva, como el polideportivo de Orcasitas.

A día de hoy, el Ayuntamiento sostiene que alrededor de la mitad de las plazas disponibles en Usera las ocupan conductores que no quieren pagar los parquímetros del centro. Fuentes de la Junta de Distrito creen que la votación saldrá adelante. "No es solo una medida de ordenamiento de tráfico, sino que mejora la ocupación del espacio público", indica la propia Arce a este medio.

Entre las peculiaridades de las ZAV, es necesario que exista una demanda vecinal para activar su creación, un proceso que debe culminar con el visto bueno de Cibeles. La de Usera se discutió en la plataforma de participación Decide Madrid en febrero y marzo y es la más avanzada, pero también hay proyectos en Begoña y Puerta del Ángel.

En todo caso, la inminencia de los comicios retrasará previsiblemente la puesta en marcha de las limitaciones al próximo mandato, siempre que las urnas leguen la voluntad política necesaria. A juicio de Arce –quien, dicho sea de paso, forma parte de Madrid en Pie, la lista que rivalizará con Manuela Carmena–, las ZAV repercutirán "en la vida de los peatones" y resultarán útiles en un distrito "de aceras estrechas y un alto índice de indisciplina de aparcamiento".

Consulta aquí más noticias de Madrid.