Dentición
Un niño mostrando sus dientes de leche. Loadmaster / WIKIPEDIA

Se cae el diente de leche, se pone debajo de la almohada y el ratoncito Pérez se lo lleva a cambio de un regalo. Pero no sería mala idea que el ratoncito nos devolviera la pieza dental y la conserváramos: puede salvar la vida del niño en el futuro.

El Centro Nacional para la Biotecnología de los Estados Unidos ha publicado un estudio que revela que los dientes de leche contienen células madre que han estado menos expuestas a daños medioambientales y que por tanto, son más valiosas para ayudar a regenerar nuevas células en otras partes del cuerpo.

Padres superhéroes, niños con poderes

Grupo Cerrado Unirte al grupo

Todo lo que tenga que ver con la familia y más concretamente con los niños. Información que seguramente os parecerá súper interesante e imprescindible conocer. ¿Os unís?

Estas células madre de los dientes de leche pueden usarse en numerosos procedimientos médicos que podrían incluso salvar la vida del niño en el futuro. Las células madre tienen la habilidad de convertirse en cualquier célula del cuerpo, por lo que su existencia es fundamental en tratamientos de enfermedades graves como el cáncer.

En la actualidad, se usa la médula ósea como principal fuente de células madre, pero es un órgano de difícil acceso. Por eso los dientes de leche son tan útiles, porque está 'cargad0s' de la misma materia.

Además de la lucha contra el cáncer, las células madre pueden ser usadas para la regeneración ósea, la regeneración de células neuronales, para prevenir ataques cardiacos, regenerar el hígado, tratar la diabetes o regenerar tejido ocular. Cada año se descubren nuevas utilidades.