El documento de la Intervención General arroja un remanente positivo de tesorería de 121,5 millones de euros, cifra ligeramente inferior a los 127 millones del ejercicio 2017, según ha detallado el Ayuntamiento de Málaga a Europa Press.

Esto tiene su explicación en que, pese a que las cifras de tesorería han sido mayores, se ha producido un incremento en el importe de los créditos clasificados como de dudoso cobro debido a que se han incorporado criterios de mayor prudencia y rigor a la hora de calcular esta magnitud, incluyendo en la misma las cantidades procedentes de los fraccionamientos y los aplazamientos de pago. De este modo, se ha pasado de los 119,7 millones de euros a los 123,6 del año anterior.

El Ayuntamiento y todos los organismos municipales han obtenido un remanente positivo de tesorería, y el resultado presupuestario consolidado ha presentado un saldo positivo de 75,4 millones de euros.

PAGO A PROVEEDORES EN 2018

Asimismo, y según los datos aportados por el Ministerio de Hacienda y recogidos en el Informe de la Intervención General, el Consistorio ha mantenido durante el ejercicio pasado su plazo medio de pago a proveedores por debajo de lo que establece la Ley, concretamente en diciembre del año 2018 se han pagado las facturas en 15,5 días y el periodo medio de pago anual se ha situado en los 23,3 días, lo que suponen tres días menos que en 2017.

A 31 de diciembre de 2018 se habían hecho efectivas obligaciones de pago a proveedores por valor de 198 millones de euros de un total reconocido de 214,8, lo que equivale a un 92,1 por ciento. En los primeros meses de 2019 se ha completado el resto de los pagos, resultantes de las tramitaciones en plazo.

Por otra parte, el ahorro alcanzado asciende a la cantidad de 56,7 millones de euros (5,1 millones más de ahorro que lo registrado en el ejercicio 2017).

Esta cifra se debe a las medidas de control y seguimiento del gasto que aplica el Ayuntamiento en coherencia con la Ley de Estabilidad Presupuestaria y las recomendaciones de la Administración General del Estado para la sostenibilidad de las cuentas públicas, la disciplina presupuestaria y la responsabilidad a la hora de gestionar las cuentas municipales que ha permitido nuevamente obtener en 2018 una liquidación presupuestaria con remanente positivo de tesorería.

En cuanto al ahorro neto, la liquidación del presupuesto de 2018 ha arrojado una cifra de 81,9 millones de euros en Ayuntamiento y en el agregado este dato asciende a los 95,8 millones (el ahorro neto es un concepto legal que compara ingresos y gastos).

En el apartado de inversiones y transferencia de capital, el Ayuntamiento ha presentado en 2018 unas obligaciones reconocidas de 49,1 millones de euros ascendiendo a los 84,8 millones las que se encontraban ya adjudicadas a 31 de diciembre.

Esta última cifra suponen 42,6 millones más que en 2017, lo que significa que durante el ejercicio pasado el Consistorio ha duplicado prácticamente su inversión en ejecución en la ciudad, principalmente por la puesta en marcha de los planes de Inversiones Financieramente Sostenibles.

A pesar de este mayor volumen de inversión, el porcentaje de ejecución presupuestaria ha estado condicionado en parte por la fecha de entrada en vigor del Presupuesto y la incorporación en el último trimestre de 2018 del último Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles.

En cuanto al presupuesto consolidado del Ayuntamiento, Organismos y Consorcio se ha ejecutado en gastos en un 76,6 por ciento y en ingresos un 79 por ciento.

El Ayuntamiento de Málaga (excluidos los organismos) supera el 85,3 por ciento en ejecución de gasto corriente, transferencias e inversiones y destacan Servicios Operativos con un 97,5 por ciento, Medio Ambiente con un 63,6, Playas con un 83, Cultura con un 87,8, o Derechos Sociales con un 75,2 por ciento.

El grado de ejecución en los distritos ha registrado una media del 86 por ciento, en este caso sin tener en cuenta la afectación de la Inversiones Financieramente Sostenibles.

Asimismo, el informe de la Intervención General sobre la liquidación del presupuesto de 2018 hace referencia a la ejecución de las IFS de los años 2017 y 2018. Respecto a las Inversiones Financieramente Sostenibles de 2017 el citado informe ha indicado que se han adjudicado 29,3 millones de euros, de los que a 31 de diciembre de 2018 se habían ejecutado 21,8 millones. El resto se están terminando de desarrollar en el año.

El Ayuntamiento aprobó 150 proyectos por importe de 37,5 millones de euros de los que finalmente se pudieron aprobar 146 proyectos por valor de 36,4 millones. Las actuaciones restantes se incorporaron en el ejercicio presupuestario del año 2018.

En cuanto a las IFS pertenecientes al año 2018 se han aprobado 80 actuaciones por importe de 26 millones y a fecha 31 de diciembre se habían autorizado gastos por valor de 23,1 millones para 76 proyectos. Actualmente estos proyectos se encuentran en periodo de contratación y se ejecutarán a lo largo del ejercicio vigente.

El Consistorio ha impulsado inversiones en los barrios por importe de 52 millones de euros, según los datos del informe de la Intervención General, con cargo al superávit municipal en los dos últimos años.

Por otro lado, el porcentaje de cobro de ingresos corrientes del Ayuntamiento se ha situado, según el informe de la liquidación, en el 92,5 por ciento en lo relativo a impuestos, transferencias, tasas e ingresos patrimoniales.

Las facilidades de pago puestas en marcha en el ejercicio anterior por el Ayuntamiento (ayudas, bonificaciones, aplazamientos de pagos) refuerzan este dato, enmarcado en una política fiscal moderada y que pone el acento en su función social de ayuda a los que menos recursos tienen. El importe de los fraccionamientos y aplazamientos en 2018 es de 19,9 millones de euros, siendo menor al del ejercicio 2017 que fue de 20,7.

DEUDA MUNICIPAL Y SALIDA DEL PLAN DE AJUSTE

El Informe de la liquidación también hace referencia a la deuda municipal, y según los datos aportados por el Ministerio de Hacienda y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) se refleja que el Ayuntamiento de Málaga ha salido de su Plan de Ajuste dos años antes de lo que tenía previsto (2013-2020), gracias al control que ha mantenido a lo largo de estos años de su estabilidad presupuestaria y de su sostenibilidad financiera.

El Consistorio ha alcanzado los objetivos previstos en el Plan, tras evaluar la última información facilitada correspondiente a la gestión económica municipal llevada a cabo en el ejercicio 2018.

El índice de endeudamiento del Ayuntamiento a fecha 31 de diciembre de 2018, se ha situado en el 53,95 por ciento y en un 66,79 por ciento incluyendo los préstamos hipotecarios de vivienda.

La deuda se sitúa actualmente en 407 millones de euros si se incorpora la cantidad por los préstamos de vivienda, y en 324 millones en el caso contrario, después de haber hecho frente a distintas operaciones de amortización anticipada desde la entrada en vigor del Plan de Ajuste en el año 2013 por un importe total que asciende a 341 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Málaga.