La Policía Nacional ha desmantelado en Canarias una imprenta "artesanal" de falsificación de billetes de euro, sobre todo los de valor de 10 y 20, en una actividad ilícita que llevaban a cabo cuatro italianos con un beneficio mensual de unos 7.500 euros.

Se trata de una operación en la que se han intervenido 15.000 euros falsos, de los que alrededor de 9.000 se incautaron en un registro en la localidad tinerfeña de Arona, donde residían los italianos —tres hombres y una mujer de entre 30 y 40 años que han sido detenidos—, y el resto han sido rescatados del curso legal.

De todos modos, este grupo, establecido en España desde hace dos años, ya tenía material preparado para falsificar más de 20.000 euros en billetes de 20, como ha señalado Juan Bañuelos, responsable de la Brigada de Investigación del Banco de España de la Policía Nacional, una unidad que funciona desde 1934 para luchar contra las falsificaciones.

También falsificaban documentos de identidad

Según la Dirección General de la Policía, la imprenta desmantelada era la más activa de las que operaban actualmente en España y en ella, además de billetes, se falsificaban documentos de identidad con técnicas e instrumental de gran calidad.

Esta es una más de las operaciones practicadas por la citada brigada, que en el pasado año llevó a cabo once actuaciones de este tipo con 91 personas detenidas y la intervención de más de 650.000 euros en moneda falsa.

Pese a lo grueso de estas cifras, Bañuelos ha señalado que la falsificación de billetes de euro no está siendo un gran problema, ya que esta actividad ilícita se mantiene "estable" y su tendencia es a disminuir.

Reconoce Bañuelos que puede causar una cierta alarma en poblaciones más pequeñas si aparecen billetes falsos en distintos comercios, pero insiste en que la segunda serie de billetes que se han puesto en circulación en la UE, con unas medidas de seguridad superiores, está dificultando el trabajo de los falsificadores.

La investigación

En general, los grupos como el desmantelado intentan introducir en el flujo habitual del dinero esos billetes falsificados. Para ello, entran en los comercios, adquieren un producto de muy bajo precio, pagan con un billete de 10 o de 20 y se quedan con las vueltas de curso legal. El beneficio está asegurado.

Así actuaban los detenidos en Tenerife en la operación Malla, la última intervención en este tipo de delito de la Policía Nacional, cuyos agentes han quedado sorprendidos "de la calidad de los billetes y de los instrumentos que utilizaban para su fabricación", según subraya la Dirección General del cuerpo.

La investigación a este grupo comenzó en julio del pasado año cuando se detectó un incremento de billetes falsos de 10 euros "de buena calidad y con un trabajo de impresión distinto al habitual".

Tras varias pesquisas, los agentes comprobaron que la zona más afectada por la introducción de estos euros falsos era Canarias y sobre todo, la isla de Tenerife. Una gran cantidad de comercios del archipiélago había sido víctima del grupo.

Más tarde, los investigadores localizaron e identificaron a cuatro sospechosos: cuatro italianos que vivían en una casa en Arona, propiedad de uno de ellos, donde se hacían las falsificaciones.

Pero no solo lo fabricaban, sino que distribuían los billetes por todo el archipiélago con un horario que recordaba a una jornada laboral de lunes a viernes.

Maniobras básicas para encontrar los billetes falsos

La Policía quiere recordar a los ciudadanos las tres maniobras básicas para detectar un billete falso, tal y como recomienda el Banco Central Europeo: tocar, mirar y girar.

Tocar: los billetes incorporan elementos de seguridad muy avanzados que permiten distinguirlos de las falsificaciones. Así, su papel tiene un tacto característico, ya que está compuesto de fibras de algodón que le proporciona una textura firme y con carteo —resistente y áspero al tacto—.

Para apreciar el relieve al tacto, la Policía aconseja que se toque o se rasque suavemente con la uña.

Mirar: la marca de agua puede apreciarse al observar el billete a contraluz. Al colocar un billete sobre una superficie oscura las zonas claras se oscurecen. El motivo de coincidencia es la impresión en ambas caras de unos trazos discontinuos que se complementan y forman la cifra que indica su valor en una de las esquinas de la parte superior del billete.

Gire: Al girar un billete de euro la imagen del holograma cambia, alternando entre su valor y la representación de una puerta o ventana. Como fondo pueden verse unos círculos concéntricos multicolores con microtextos que van del centro a los bordes del parche.

Asimismo, la imagen del holograma cambia, al girar el billete, alternando entre su valor y el símbolo € sobre un fondo multicolor. Además, la cifra que indica su valor en el reverso cambia de color, pasando de morado a verde oliva o marrón.