Condemnen a dos anys de presó a un home per abusar d'un menor al que complimenta
Condemnen a dos anys de presó a un home per abusar d'un menor al que complimenta EUROPA PRESS - Archivo

Un jurado popular juzgará desde este martes en la Audiencia Provincial de Baleares a un hombre por el homicidio de un joven de 23 años en Ibiza la noche de Navidad de 2017, al que golpeó con una botella de cristal por la calle, hechos por los que la Fiscalía pide 18 años de prisión.

También se juzgará a otro hombre, que acompañaba al presunto homicida en el momento de los hechos, por golpear a la víctima pero sin causarle lesiones, por lo que se le acusa de un delito leve de maltrato de obra. El fiscal pide para él una pena de multa.

Según el relato de Fiscalía, los hechos tuvieron lugar sobre las 5.40 horas del 25 de diciembre de 2017, en la confluencia de la calle Formentera con calle Asturias. Los acusados habían estado practicando botellón y caminaban por la calle con una botella de cristal de ron.

Según el fiscal, cruzaron con la víctima, que se dirigía a la casa de sus padres, y le insultaron llamándole "carapolla", lo que inició una discusión en la que el presunto homicida -que era quien sostenía la botella- y el joven comenzaron a empujarse mutuamente.

En ese momento, sostiene el escrito de acusación del Ministerio Público, el otro acusado propinó a la víctima dos golpes en la cara que no le llegaron a ocasionar ninguna herida. El que tenía la botella agredió con ella a la víctima, sujetándola por el cuello y golpeando con la base.

El golpe fue en la parte izquierda de la cabeza y el joven cayó al suelo aturdido. Entonces, el agresor cogió el teléfono móvil de la víctima y junto al otro acusado se marchó del lugar.

LA VÍCTIMA MURIÓ EN SU CASA

Momentos más tarde, la víctima consiguió incorporarse y llegar hasta el domicilio de sus padres, sobre las 6.00 horas. Una vez allí, se limpió la sangre de la cara en el baño y se metió en uno de los dormitorios para descansar. Su madre lo encontró muerto sobre las 12.30 horas cuando fue a despertarle.

El joven había sufrido un traumatismo craneal contuso cerrado, con hemorragia subaracnoidea, fractura de hueso temporal izquierdo y hematoma subdural agudo temporoparietooccipital, lo que derivó en una hemorragia y hematoma subdural que le provocó la muerte.

Los padres, el hermano y la pareja de la víctima -con la que mantenía una relación desde hacía seis años- reclaman por los perjuicios sufridos.

El escrito del fiscal también detalla que el teléfono móvil robado fue finalmente recuperado.

El acusado por el homicidio tiene antecedentes por tráfico de drogas y ha estado en prisión provisional desde el 16 de febrero de 2018. El fiscal también le imputa un delito de robo con violencia empleando un instrumento peligroso, y le exige indemnizaciones de 250.000 euros para los familiares y la pareja sentimental de la víctima.

El otro acusado también ha permanecido en prisión provisional, desde el 27 de marzo de 2018.