Maridaje de vino y arte

  • El vino y el arte son una excelente combinación.
  • La Fundación para la Cultura de Vino organiza visitas al Museo del Prado para mostrar la relación vinícola y pictórica. Les hemos acompañado.
La vendimia, de Francisco de Goya y Lucientes.
La vendimia, de Francisco de Goya y Lucientes.
FUNDACIÓN PARA LA CULTURA DEL VINO

La Fundación para la Cultura del Vino ha reunido en un libro, El vino en El Prado, las obras pictóricas más importantes que acoge el Museo del Prado relacionadas con el maravilloso mundo del vino.

En 20 minutos hemos acompañado a la fundación en una visita para conocer de cerca estos impresionantes cuadros.

¿Sabías que «bacanal» remite a las «bacantes», aquellas mujeres que rendían culto al Dios del Vino (Baco enRoma y Dionisios en Grecia)? ¿Y que en las representaciones mitológicas de estas fiestas bacanales nunca falta un niño vomitando o haciendo pipí, un sátiro y un borracho dormido?

Las obras pictóricas y las referencias vinícolas

Las reproducciones que ves en esta página son sólo ejemplos de la multitud de obras que hace referencia al vino. Estas pinturas se dividen en tres grupos: las escenas mitológicas, las costumbristas -fiestas y bodegones sobre todo- y las religiosas.

En La bacanal de los Andrios de Tiziano, cuadro mitólogico, hay una clara referencia a los «caldos» en una partitura que hay en primer plano en la que se lee: «El que bebe y no vuelve a beber, no sabe lo que es beber».

Los BorrachosDiego de Velázquez nos presenta en su El triunfo de Baco, conocido también como Los borrachos, y obra mitológica, a los compadres de vinos de la divinidad -coronado con hojas de parra- distinguidos en sus clases sociales gracias al material de sus vasos: barro, para los más humildes y vidrio, para los más pudientes.

La vendimia o El otoño de Francisco Goya es un ejemplo de retrato costumbrista y también tributa a la vid y a las uvas. De nuevo encontramos diferencia entre clases: quienes trabajan el vino al fondo- y quienes disfrutan de él -en primer plano-. El autor reflejó otra escena similar en La merienda (1776).

Dentro de los cuadros costumbristas hay muchísimos bodegones.Uno de los más destacados es de Osias Beert en el que aparecen unas ostras acompañadas por varias espectaculares copas de vino, una de blanco y otra de tinto. El otro, que sí puedes ver más arriba, es de Felipe Ramírez y se llama Bodegón con cardo, francolín, uvas y lirios.

Lo que puedes ver en El Prado

Los cuadros que aquí te mostramos son una pequeña parte de las obras que se pueden contemplar en las visitas guiadas que organiza www.culturadelvino.org.

No puedes perderte a los dos pequeños niños bebiendo de un racimo de uvas en El sacrificio a Baco (1634-1635), de Maximo Stanzione; la dulce atención de una mujer a un borracho en la Bacanal (1719) y los estragos de la bebida sin medida en los jóvenes y niños que aparecen en la Ofrenda a Baco (1720), ambas obras de Michel-Ange Houasse; ni tampoco la estupenda escena coral de la Fiesta campestre (1647) de David Teniers, que muestra el lado más lúdico del vino, mostrando una detalladísima aldea en fiestas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento