NACHO VIDAL
El actor Nacho Vidal, en el pasado Festival de Málaga. GTRES

Hace unas seis semanas, la industria del porno cesó su actividad durante un mes. Era el protocolo. Una noticia de ElNacional.cat afirmaba que Nacho Vidal, uno de los actores de cine para adultos más famosos del país, había contraído el VIH, el virus del sida.

Por seguridad, todos los intérpretes de la industria, tanto mujeres como hombres a nivel europeo, se tenían que someter asimismo a diferentes pruebas para comprobar si padecían alguna enfermedad de transmisión sexual. En España, la Seguridad Social es quien, siguiendo las normas preestablecidas, da cita a las parejas del catalán en las últimas semanas para hacerse los test.

Una de las actrices con quien había trabajado hace relativamente poco, Dianariussx, se estaba planteando demandar a Vidal, lo que volvió a avivar el debate del necesario uso de preservativos al rodar las diferentes escenas.

"Más le vale a Nacho que no me dé positivo. Debería haber avisado de algún modo. Estoy preparando con mi abogada la documentación para denunciarlo por manchar mi imagen", aseguró, bastante molesta e indignada. Por ahora, la prueba le ha dado negativo, aunque ha de repetírsela.

Ver esta publicación en Instagram

Six months ago... my second scene with @pornhub 😋

Una publicación compartida de Dianariussx_oficial (@dianariussx_oficial) el21 Dic, 2018 a las 5:12 PST

"Uno de los suplementos del citado medio, En Blau, se puso entonces en contacto con el actor, que estaba recibiendo mensajes de apoyo y de consejos para que se cuidara en su única publicación durante esas semanas. "No se de dónde sacas la info pero es de muy mal gusto. No diré nada, gracias", fueron sus palabras.

Mientras, en El Español Jaleos, ante la negativa de Vidal se continuar lo que él consideraba un bulo se puso en contacto con su madre, Inmaculada González, quien afirmó: "Esto no es algo que se publica a través de fuentes fidedignas. No es para nada cierto que mi hijo tenga VIH".

El Festival de Málaga

Alejado del mundo mediático, el actor ha reaparecido en el pasado Festival de Málaga para presentar, en su estreno, el documental Me llamo Violeta, sobre su hija y su proceso de transexualidad.

Antes de hablar de la cinta, Nacho Vidal quiso zanjar este asunto que estaba afectando a su reputación como actor. "Es una situación en que la broma ya deja de tener gracia y está en manos de mis abogados. Punto pelota", confesó a El Español. Tras estas declaraciones, ya sí, Nacho Vidal apoyó el largometraje sobre su hija.

"Soy una niña, me llamo Violeta", les dijo cuando tenía 6 años y, desde entonces tanto su padre como su madre, la también actriz porno Franceska Jaimes, apoyaron y lucharon para que su hija fuera quien en realidad es. Tres años de trabajo despuñes, este esfuerzo de sus padres se ha visto condensado en el documental.

"Ni Franceska ni yo somos súper padres, sino simplemente padres. Acompañamos a nuestra hija en un camino que ella quiere tomar y lo hacemos desde la empatía y el respeto", dijo Vidal, que se ha estado informando durante todo el proceso para ser una apoyo para Violeta.

Ver esta publicación en Instagram

PURA VIDA!!

Una publicación compartida de Nacho Vidal Oficial (@nachovidalxxx) el26 Feb, 2019 a las 6:54 PST

Él y Jaimes permitieron que, para ayudar a otros padres a saber cómo lidiar con la transexualidad de un hijo o una hija, Santi Anaya escribiera una novela que lleva el mismo título que la citada cinta.

"En el momento en el que no actúas como yo ante tus hijos eres otro cosa, un señor, no un padre", respondía Vidal en una entrevista a La Nueva España. "No lo entiendo. Un padre es una persona que acompaña a sus hijos por los caminos de la vida, intentando guiarlos, acompañándolos en lo que sea que decidan sin preguntar, sin criticar, sin darles muchos consejos. Tienen que cometer sus propios errores y aciertos y no lo del padre coraje", contestaba.

Vidal, que ha estado bregando para que los actores y actrices del cine para adultos puedan obtener la verificación (blue check) en Instagram y evitar malentendidos y usurpaciones, tiene claro que todo esto no le hace mejor padre.

"Me gusta estar mucho con mis hijos, aunque no lo estoy tanto como querría, pero el hecho de tener una hija transexual y que lo haya aceptado y que lo diga no me hace mejor padre. Un padre que castiga a su hijo por jugar con muñecas o a una hija por jugar con la pelota, no es un padre", terminó posicionándose.