El presidente del PP, Mariano Rajoy, quien visita este jueves Valencia acompañado de su esposa, se ha mostrado encantado con la "amabilidad" que le transmite la gente de esta ciudad y ha accedido a sus peticiones para que botara en el balcón del Ayuntamiento tras vibrar con la "mascletà" de las Fallas.


Rajoy ha llegado al Ayuntamiento poco después de las 13.30 horas acompañado por el president de la Generalitat, Francisco Camps, la alcaldesa, Rita Barberá, y el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y ha firmado autógrafos y recibido los aplausos, ánimos y piropos de quienes se concentraban para ver la decimotercera "mascletà" de este año, que ha reunido a varios miles de personas.

Tras saludar a la Fallera Mayor de Valencia, Gloria Martínez, el líder del PP ha conocido a la Fallera Mayor Infantil, Victoria Blázquez, cuyo nombre le ha sorprendido gratamente por ser el mismo con el que se bautizó popularmente a "la niña" que utilizó en campaña para personificar la España que quería, y le ha dicho que es un nombre "muy bonito" que le traerá "mucha suerte" en la vida.

Poco antes del comienzo de la "mascletà", Rajoy, junto con Barberá, Camps y Valcárcel, los dos últimos también acompañados por sus esposas, ha salido al balcón entre los aplausos de los numerosos invitados que lo abarrotaban para presenciar el disparo preparado por la pirotecnia Crespo de Alzira.

Conozco muy bien las Fallas porque hice el servicio militar en Valencia

"Me ha gustado mucho", ha señalado a los periodistas tras el espectáculo, al tiempo que ha explicado que conoce "muy bien las fallas y Valencia" porque entre 1979 y 1980 hizo el servicio militar en Capitanía General y le gusta mucho disfrutar de esta fiesta, aunque ha habido dos o tres años que "por los líos" que le acarrea su cargo político no ha podido asistir.

Ante un público entregado que ha pedido varias veces a Rajoy y a Barberá que botaran en el balcón del Ayuntamiento, ambos han accedido a sus peticiones porque, según el líder popular, "uno se pone siempre a la orden de la gente amable".

Ha agradecido, asimismo, la "amabilidad enorme" y la "gran generosidad" que le brinda siempre "la gente en Valencia", y preguntado sobre si su visita a Valencia era "obligatoria" tras el resultado electoral obtenido por el PP en esta región, ha contestado: "En absoluto. Vengo, primero, porque me invitan pero, segundo, porque me encanta venir aquí".