Los Berrocales
Las primeras viviendas podrían empezar a construirse en Los Berrocales en 2020. JORGE PARÍS

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este miércoles el convenio para la construcción de Los Berrocales, uno de los mayores desarrollos urbanísticos que ha desbloqueado Manuela Carmena durante su mandato. La alcaldesa ha logrado sacar adelante este plan -que supondrá la urbanización de más de ocho millones de metros cuadrados en Vicálvaro- con los votos de PP, Ciudadanos y de la mitad de su grupo.

En contra ha votado el PSOE y seis concejales de Ahora Madrid, que conforman el núcleo crítico del partido gobernante, el mismo al que la regidora ha dejado fuera de su candidatura para la reelección y que este jueves presenta su lista alternativa para mayo, en plena crisis del mapa de la izquierda regional. Entre ellos, ha estado Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde y coportavoz de IU que ayer anunció su decisión de no aspirar a encabezar esa segunda papeleta junto a Anticapitalistas y Bancada. Los ediles Celia Mayer y Guillermo Zapata han abandonado el hemiciclo en el momento de la votación, que se ha realizado a mano alzada.

Dos primeras etapas

La luz verde de Cibeles permitirá poner en marcha las obras de ampliación de la capital por el margen sureste en un plan de trabajo en seis etapas que se extenderá hasta 2034. La mitad de las 22.000 viviendas previstas para entonces se pondrán a la venta a precio de mercado, un 31%, tasado -lo que incluye un techo de coste máximo y algunos requisitos económicos para acceder a ellas- y un 19% se reservará a protección oficial.

Las primeras obras comenzaron en 2007. En concreto, el convenio aprobado hoy reactiva los trabajos exclusivamente de dos fases, lo que se traducirá en la próxima edificación de 10.000 pisos. De ellos, unos 1.200 entrarán a formar parte del catálogo de vivienda social del Ayuntamiento. El resto de etapas se quedan pendientes para el futuro, al igual que cualquier paso sobre los desarrollos de la otra mitad del sureste, Valdecarros y Los Cerros, sujetos una modificación radical del planteamiento.

Durante el debate, el delegado del área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha defendido la viabilidad del proyecto aprobado, corregido tras una década y varios gobiernos de idas y venidas. Según ha detallado, se incorpora ahora un "adecuado dimensionamiento" viario de las calles -algunas eran "el doble de ancho de la Castellana", ha ilustrado el edil- y se conforma "un gran cinturón verde del sureste".

"Alicatamiento hasta el techo"

La voz más crítica de la sesión la ha alzado Mercedes González. La portavoz socialista ha considerado que se "prioriza la especulación en contra de la lógica urbanística". De hecho, ha afirmado que la estrategia el Ayuntamiento de Carmena para Los Berrocales "ratifica" un modelo de desarrollo de ciudad "insostenible e inapropiado", "de alicatamiento hasta el techo" y "muy parecido" al del PP.

Pese a su respaldo, desde Cs, Bosco Labrado ha reprochado el retraso en este plan, con "tres años perdidos en una sinrazón". La popular Paloma García Romero ha recordado por su parte que esta era "una de las mayores bolsas de suelo pendientes de urbanizar".

Fuera del plenario, Carlos Sánchez Mato, de IU y uno de los concejales que ha votado en contra, ha justificado que, con Los Berrocales, "se vulneran principios ecológicos y de sostenibilidad ambiental", informa Europa Press. A su juicio, el plan refrendado con los "apoyos frankestein de PP y Cs" consolida los "derechos económicos de grandes propietarios de terrenos, sin cambiar las condiciones de un desarrollo que no cumple con los intereses generales".  Para el partido, se trata de un "pelotazo", pues "otorga a los propietarios, entre los que está el futbolista Sergio Ramos, derechos de obra que revertir supone una elevada suma de dinero".

Consulta aquí más noticias de Madrid.