La 'Luna de nieve' filipina
La Luna, fotografiada durante el fenómeno de la "superluna" en Manila. Mark R. Cristino / EFE

La NASA ha anunciado su intención de enviar de nuevo astronautas estadounidenses a la Luna, esta vez al polo sur de la misma, acelerando los planes anteriores para una misión de estas características.

Así lo ha decidido el National Space Council, en una reunión que ha contado con la asistencia del vicepresidente del país, Mike Pence.

La hoja de ruta, por tanto, se centra en lograr el año próximo el lanzamiento de la Misión Exploración 1, con la cápsula Orión en el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) y enviar una misión tripulada a las inmediaciones del satélite para 2022.

Jim Bridenstine, administrador de la NASA, ha asegurado que la agencia continuará utilizando "todos los medios necesarios" para garantizar el éxito de la misión para volver a la luna y el posterior viaje a Marte.

"Tomaremos medidas en los próximos días y semanas para lograr estos objetivos. Hemos establecido un plan claro para la campaña de exploración de la NASA que abarca tres áreas estratégicas: la órbita baja de la Tierra, la Luna, Marte, y más allá en el espacio", explicó, y anunció además la creación de un nuevo departamento en la agencia llamado Moon to Mars Mission Directorate.