TELÉFONOS ALCALDES INCENDIOS
TELÉFONOS ALCALDES INCENDIOS EUROPA PRESS

El gran incendio forestal que afecta a los municipios coruñeses de Dodro y Rianxo supone el primero de esta categoría (a partir de 500 hectáreas calcinadas) en Galicia desde la ola de fuegos de 2017.

El fuego se inició a las 20,09 horas del lunes en la parroquia de San Xoán de Laíño, en Dodro (A Coruña), a causa de una chispa de un cable de alta tensión, según la principal hipótesis que baraja el Gobierno gallego. A partir de ahí su propagación fue muy rápida hasta alcanzar al municipio vecino de Rianxo debido al fuerte viento del nordeste.

Según las últimas estimaciones provisionales de la Consellería de Medio Rural van más de 850 hectáreas arrasadas y el fuego sigue sin control. Ha sido necesario decretar la situación dos por la proximidad a viviendas en el núcleo de Meiquiz, en la parroquia rianxeira de Leiro. Asimismo, el instituto Félix Muriel y una escuela unitaria de Rañó han tenido que ser desalojadas.

El propio conselleiro de Medio Rural, José González, informó el mes pasado en la Cámara de que en todo 2018 ardieron 2.608 hectáreas en Galicia, lo que supone poco más del triple que lo calcinado (según cifras provisionales) en el fuego de Dodro y Rianxo.

Si se toma como base la información pública que emite la Consellería (informa de fuegos de más de 20 hectáreas) ninguno ha sobrepasado las 500 hectáreas desde la ola de octubre de 2017, que dejó cuatro fallecidos y unas 50.000 hectáreas quemadas.

De hecho, trabajadores de Seaga (empresa pública dependiente de Medio Rural) sostienen que en lo que va de 2019 se han quemado más hectáreas que en todo 2018. Por ello, se quejan de que sus 500 efectivos se encuentren "en casa" y que no se haya contado con los empleados del distrito IV, en el que se encuentra el fuego de Dodro y Rianxo.

LOS MEDIOS AÉREOS DEJAN DE OPERAR POR LA NOCHE

En los trabajos de extinción del fuego de Dodro y Rianxo han participado, entre otros medios, cuatro aviones y siete helicópteros que dejan de operar con la llegada de la noche, así como 200 operativos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) -en dos turnos de 100 personas-.

Ninguna vivienda se ha visto afectada, si bien hubo riesgo para varias de ellas a lo largo de la jornada, en especial en el lugar de Meiquiz, en la rianxeira parroquia de Leiro. La situación se ha calmado por la tarde por una menor intensidad del viento, aunque lo más complicado para conseguir controlar el fuego se produce en la parroquia de Isorna.

Todo ello, mientras los vecinos relatan las horas de "pánico" y "miedo" vividas en lugares como Meiquiz y Cabanas. Algunos han decidido abandonar sus casas a pesar de no ser desalojados debido al ambiente irrespirable que se vive por el humo, mientras que otros resisten: "Hay que ayudar".

Muchos recuerdan la ola de fuegos que afectó a esta zona de la comarca de O Barbanza hace 13 años. "Aún recuerdo el incendio del 2006. Nunca olvidará aquel 6 de agosto. El miedo es el mismo, porque también casi llegó a las casas", ha relatado Sousa, que con más de setenta años ya ha sufrido varios incendios a lo largo de su vida.

UNA VEINTENA DE FUEGOS EN DOS DÍAS

El conselleiro de Medio Rural, José González, ha informado de que Galicia ha registrado entre el lunes y el martes una veintena de fuegos,

"la mayoría intencionados".

Estos fuegos han afectado principalmente a la provincia de A Coruña. Entre ellos, ha quedado extinguido el incendio declarado en la parroquia de Freixo, en el municipio coruñés de As Pontes de García Rodríguez, que ha afectado a una superficie de 21,9.

Además, en el municipio de Lousame se declaró a medianoche entre el lunes y el martes un fuego con tres focos en la parroquia de Tállara, que saltó hasta el municipio de Noia. Pasadas las 20,00 horas del martes el incendio ha quedado extinguido tras quemar 78 hectáreas y después de haber hecho pasar una "noche horrible y dura" a los vecinos, en palabras de la alcaldesa, Teresa Villaverde.

CRÍTICAS DE EN MAREA Y BNG A LA XUNTA

Los grupos con representación en la Cámara gallega han trasladado durante el pleno su solidaridad este martes a los vecinos de los municipios de Dodro y Rianxo. Todos ellos han reconocido la labor de los medios de extinción.

Con todo, Xosé Luis Rivas (BNG) ha aprovechado para denunciar las "políticas erradas" del Gobierno gallego en materia de lucha contra los incendios y Davide Rodríguez (En Marea) ha considerado que los registrados estos días muestran que las medidas salidas de la comisión de investigación de los incendios que la Xunta vende como "mágicas" no sirven "para nada" y dejan a Galicia otra vez "a merced de que llueva".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.