El Ministerio Fiscal sostiene que las 13.58 horas del día 20 de octubre de 2016, el acusado se dirigió a la sucursal de la Caja Rural de la calle Fray Ceferino número 52 de Oviedo y, tras colocarse una boina tipo militar, se acercó al mostrador.

A continuación sacó del interior de su chaqueta un cuchillo tipo jamonero y, esgrimiéndolo, le dijo a la empleada: "Esto no es una broma, quiero 12.000 euros en tres minutos, no quiero ni un duro más, hay un coche esperándome en la rotonda, me he quedado sin trabajo y han puesto ese precio a mi vida, quiero 10.000 euros por un lado y 2.000 euros por otro".

Las empleadas, ante el temor de sufrir un mal mayor, le entregaron los 12.000 euros en una bolsa de plástico con el anagrama de un supermercado que llevaba el acusado, que se dio inmediatamente a la fuga. Sobre las 8,26 horas del día 7 de diciembre de 2016, el acusado se dirigió a la sucursal de la Caja Rural de la calle Tito Bustillo número 1 de Oviedo, donde tras situarse detrás de un cliente, sacó de una bolsa de plástico que llevaba un cuchillo de cocina de grandes dimensiones.

A continuación se colocó delante del mostrador esgrimiendo el cuchillo y exigió a las empleadas que le entregasen dinero en billetes grandes, repitiéndoles que al salir de su domicilio le estaban esperando, que le apuntaron con una pistola y le metieron en un coche, le llevaron a la fuerza hasta el banco y le obligaron a entrar porque tenía una deuda económica con esas personas de 3.000 euros y que le estaba esperando un coche fuera de la entidad.

Les explicó que él ni siquiera conocía Oviedo y que estuvieran tranquilas, pues solo quería el dinero y no les iba a hacer daño, así como que por su situación le daba igual que le pegase un tiro la Policía o los que le estaban esperando fuera". Las empleadas, ante el temor de sufrir algún daño, le entregaron 13.415 euros, que introdujeron en la bolsa del acusado, que se dio a la fuga.

La Fiscalía considera que los hechos relatados son constitutivos de dos delitos de robo con intimidación cometido en local abierto al público y con instrumento peligroso del Código Penal. Concurre la circunstancia agravante de reincidencia.

Solicita que se condene al acusado a 10 años de prisión (5 años por cada delito), inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, abono de las cosas y, en concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal pide que el acusado indemnice a Caja Rural con 6.000 euros y a la compañía de seguros, con 19.415 euros, que se corresponden con la cantidad que había abonado a la entidad bancaria.

Consulta aquí más noticias de Asturias.