Los ascensores La Salve, que comunican a los vecinos del Campo Volantín y avenida de las Universidades con el puente, para así poder pasar al Ensanche, serán gratis a partir de mayo.

Eran los únicos elevadores de pago de titularidad municipal, por lo que el Ayuntamiento ha decidido convertirlos en gratuitos por «coherencia».

Estos ascensores transportan a cerca de 200.000 viajeros al año. De este modo, de los 11 ascensores ubicados en otras tantas calles de Bilbao, ya sólo quedan cuatro de pago.

Todos ellos son de gestión privada y, en todos los casos, los vecinos han pedido su gratuidad. Son los de Arangoiti, Zumalakarregi, la calle Esperanza y Solokoetxe. En conjunto, todos estos elevadores transportan a más de 15.000 viajeros diarios.