Jair Bolsonaro, en Chile
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a su llegada a Santiago (Chile) para participar en el Encuentro de Presidentes de América del Sur. Alberto Valdés / EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dio libertad al Ministerio de Defensa para que se realicen las "conmemoraciones debidas" al golpe militar de 1964 en Brasil, que cumple 55 años el 31 de marzo, informó este lunes el portavoz de la Presidencia, Otavio Rego Barros.

"Nuestro presidente ya determinó al Ministerio de Defensa que haga las conmemoraciones debidas en relación al 31 de marzo de 1964, incluyendo una orden del día", afirmó Rego Barros en declaraciones a periodistas.

El portavoz no precisó de qué tipo serán las conmemoraciones, pero, tras ser cuestionado, señaló que los comandantes podrán realizar los actos que "consideren dentro de sus respectivas guarniciones" militares.

Según explicaron a Efe fuentes del Ministerio de Defensa, se trata de una forma de recordar la fecha desde el punto de vista histórico y para ello se emitirá una "orden del día", una nota que "hablará del acontecimiento".

Justificación del alzamiento

En 1964 el presidente Joao Goulart fue derrocado por militares, quienes instituyeron en Brasil una dictadura que se extendió hasta 1985, cuando Tancredo Neves fue elegido el primer presidente civil, pero en una votación realizada por el Congreso.

No obstante, el portavoz de la Presidencia recalcó que el mandatario brasileño no considera el episodio de 1964 como un golpe militar.

Bolsonaro, según Rego Barros, opina que "la sociedad reunida y percibiendo el peligro que el país estaba viviendo en aquel momento, se juntó a los civiles y militares" para "recuperar y reubicar" Brasil. "Si todo eso no hubiese ocurrido, hoy estaríamos teniendo algún tipo de Gobierno aquí que no sería bueno para nadie", agregó el portavoz.

A lo largo de su carrera política, Bolsonaro ha demostrado ser un nostálgico de la dictadura militar y durante el juicio político que despojó a Dilma Rousseff del poder, el entonces diputado dedicó su voto al coronel Carlos Alberto Brilhante, uno de los jefes del aparato represivo de la dictadura.

Según el informe de la Comisión de la Verdad, la dictadura militar de Brasil dejó 434 muertos y desaparecidos, así como numerosos casos de persecuciones y torturas.