El Gobierno considera "inadmisible" el manifiesto de 41 senadores franceses por "represión" contra líderes del procés

Los doce líderes independentistas acusados por el proceso soberanista catalán que derivó en la celebración del 1-O, en el banquillo del Tribunal Supremo.
Los doce líderes independentistas acusados por el proceso soberanista catalán que derivó en la celebración del 1-O, en el banquillo del Tribunal Supremo.
Emilio Naranjo / EFE

El Gobierno español ha agradecido este lunes al Ejecutivo francés "su rápida y contundente" respuesta ante el "inadmisible" manifiesto firmado por 41 senadores franceses bajo el título "Por el respeto a los derechos fundamentales en Cataluña", en el que se denuncia "represión" contra los líderes soberanistas.

Según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores, el secretario de Estado para la UE, Marco Aguiriano, y el embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, han mantenido este lunes un encuentro en el que han compartido su "rechazo firme" al pronunciamiento de los senadores franceses.

Y han coincidido en subrayar que ese manifiesto revela "un alarmante nivel de desinformación de los senadores firmantes sobre la realidad española y, en concreto, sobre Cataluña".  "España es una democracia plena con división de poderes en la que los derechos y libertades fundamentales, incluido el derecho a un juicio justo e imparcial, están garantizados", señala el comunicado.

Un grupo de 41 senadores franceses de diferentes partidos de izquierdas y de derechas han denunciado "la represión" contra los líderes del proceso independentista catalán y han pedido en una declaración que Francia y la UE intervengan para "restablecer las condiciones del diálogo".

El embajador español en Francia, Fernando Carderera, aseguró este lunes en un comunicado que "lamenta y rechaza" el manifiesto suscrito por los legisladores, "que demuestra un desconocimiento absoluto de la situación en España por parte de un grupo minoritario de senadores franceses".

"El papel de Europa es tratar de encontrar soluciones, no quedarse con los brazos cruzados", porque "hay una subida de tensión que no puede más que acabar mal", advirtió el senador por el partido conservador Los Republicanos. Insistió en que quieren que "haya una discusión entre el Estado central y Cataluña" y que "el diálogo no se lleve al nivel judicial", en alusión al proceso ante el Tribunal Supremo español.

No se puede detener a la gente por sus convicciones

Los 41 firmantes(el Senado francés cuenta con 348 miembros) reclaman también "el respeto de las libertades y de los derechos fundamentales en Cataluña, por supuesto sin inmiscuirnos en los problemas políticos de un país vecino y sin tomar partido sobre la cuestión de la independencia de Cataluña".

Denuncian, además, "la represión de la que son víctimas los cargos electos legítimos, representantes políticos de la Generalitat de Cataluña encarcelados o forzados al exilio por sus opiniones en el ejercicio de los mandatos que les dieron los electores".

Calvet justificó el término de "represión" para calificar el trato a los responsables juzgados ante el Supremo en Madrid, a los que calificó de "presos políticos", porque "creemos que no se puede detener a la gente por sus convicciones".

A juicio de los 41 senadores, la situación de esos políticos constituye "un verdadero ataque a los derechos y las libertades democráticas". Al mismo tiempo, consideran que "la gravedad de esta situación se ha subestimado en Francia".

El texto es resultado de una iniciativa de Gattolin y de otros cuatro senadores, entre los que está François Calvet, y surgió a partir de otras declaraciones similares de alcaldes de los Pirineos Orientalesque habían solicitado la libertad de los presos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento