Según ha informado la Comisión DDHH, que ha pasado a formar parte de la Comisión de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA), que los centros sean exclusivos para extranjeros "merma así su posibilidad de aprender bien el idioma o de conocer mejor la cultura española, entre otras trabas".

Según han informado, en Baleares el número de menores extranjeros no acompañados ha ido creciendo en los últimos años y su integración "es una tarea complicada" para los educadores y demás profesionales de los centros de acogida. "La dinámica actual de los centros les aparta de la capacidad de integración", han apuntado. Además, acusan a los consulados y embajadas de no ayudar en la facilitación de documentación del país de origen.

En este sentido, han explicado que la mayoría de los menores llegan a al país con 16 o 17 años y los conocimientos que adquieren una vez que cumplen los 18 años, se quedan en un "vacío legal". También han querido destacar que el acceder a una vivienda en estas circunstancias, tanto por el hecho de ser inmigrantes como por no disponer de ingresos, lo hace "imposible".

Por todo ello, y "con el fin de que se dé luz a esta situación", la Comisión MENAS ha organizado una mesa redonda que tendrá lugar el próximo jueves día 28 de marzo de 2019, de 10.00 horas a 12.00 horas, en la sede de la Fundación Natzaret, a la que están invitados representantes de distintos partidos políticos con el fin de que puedan exponer cómo tratan este asunto en sus programas y cómo pretenden ayudar a estos jóvenes.

La Comisión MENA está formada por diferentes instituciones que cuidan y ayudan a los menores extranjeros no acompañados y tiene como objetivo principal velar por los derechos de estos menores y buscar soluciones, tanto en aspectos administrativos y legales, como de vivienda, trabajo, etcétera, para la difícil situación que padecen al llegar a Baleares.