La llamada de una vecina de la zona a la Guardia Civil alertó a los agentes de la presencia de un cadáver en la ribera del río. Cuando un equipo se desplazó a la zona pudo constatar la existencia de un cuerpo sin vida.

Tras rescatar el cuerpo del hombre los agentes de la Guardia civil identificaron el cadáver, que no tenía signos de muerte violenta, y constataron que se trataba de un vecino de la localidad.

Consulta aquí más noticias de Asturias.