La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ha optado por no seguir este lunes la línea que ayer trazó el secretario de Organización, José Luis Ábalos, que en una entrevista en El Español mostró su preferencia por un entendimiento entre PSOE y Ciudadanos tras el 28-A. Por el contrario, ha rechazado referirse a una alianza en concreto y ha puesto la atención en una "pantalla" anterior del proceso electoral, llamar a la movilización para evitar que la derecha sume.

"Si la derecha suma, gobernara", ha advertido Lastra tras el comité electoral del PSOE. Independientemente de que el CIS y las encuestas privadas coinciden en dar por ganador al PSOE en las próximas generales, los socialistas no quieren dar por vendida la piel del oso. Tienen todavía reciente la experiencia en Andalucía, donde las encuestas daban como ganadora a Susana Díaz, que al final no pudo gobernar por el pacto entre el PP y Ciudadanos y Vox como el precedente contra el que los socialistas deben conjurarse de cara a las generales.

"Tenemos experiencias recientes y dolorosas de encuestas que daban al PSOE vencedor y el día de las elecciones descubrimos que la extrema derecha gobernaba Andalucía", ha recordado Lastra, que ha advertido de que "ni nos podemos confiar ni la ciudadanía española se puede confiar" en que el 28-A no vaya a pasar lo mismo.

Por eso, ha pedido "máxima movilización". "Tenemos que ir a votar todos y no nos dejemos llevar por las encuestas, que fijan el voto en un momento concreto que puede variar, como en las Andaluzas"

En un escenario tan incierto, Lastra se ha resistido a apuntar cuál sería el socio preferido del PSOE en caso de ganar y no hacerlo con una mayoría absoluta, un supuesto que no se espera ya en el escenario político español.

Ábalos afirmó que que "Ciudadanos es preferible a los independentistas para una investidura de Sánchez", pero Lastra ha evitado en varias ocasiones referirse a los de Rivera como eventual socio. Ha insistido en que si el PSOE gana las elecciones, presentará su programa electoral a "los 350 diputados del Congreso decidan qué quieren, un país que avance o retroceda, una extrema derecha en el Gobierno o apoyando o un PSOE solvente, sensato o que progrese".

"Si tenemos opciones de gobernar porque la derecha no suma, pondremos el programa electoral al escrutinio de los 350 diputados", se ha limitado a reiterar en otra de las varias ocasiones en la que ha sido preguntada por si ella también ve como mejor opción que el PSOE se apoye en Ciudadanos.

Así dicho, parecería que el PSOE está dispuesto a pactar con todos los partidos que tengan representación parlamentaria, incluido Vox, a quien las distintas encuestas dan más de 30 escaños.

No obstante, el partido de Santiago Abascal será la excepción, ha apuntado Lastra, que ha señalado que el PSOE siempre ha estado abierto a pactar no sólo con el que en esta legislatura ha sido su socio "preferente", sino cuestiones "de Estado" con PP o Ciudadanos.

La excepción será Vox. "Nosotros con Vox no vamos a pactar, no vamos a llegar a ningún acuerdo, como el resto de partidos socialdemócratas de la UE, no queremos tener ninguna relación con la extrema derecha".

Ridículo de Aguado

Lastra ha descartado cualquier acuerdo con Vox al mismo tiempo que ha mostrado su sorpresa por el avance del cordón sanitario de Ciudadanos al PSOE. Después de que Albert Rivera asegurara que no pactará con Sánchez, la semana pasada su candidato a la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, aseguró que él tampoco pactará con el candidato socialista, Ángel Gabilondo, porque como su secretario general a ojos de Ciudadanos, también se ha instalado fuera de la Constitución.

"Cuando dijo que Gabilondo estaba abrazado al independentiso, lo que nos preguntamos era si era al de Fuelabrada", ha ironizado Lastra que se ha referido al hoy portavoz socialista en la Asamblea de Madrid como "uno de los políticos más respetados y considerados".

Lastra ha afirmado que "cada uno hace el ridículo como quiere" y ha considerado que las críticas de Aguado a Gabilondo son una "exclusa peregrina y falsa" por parte de Ciudadanos para terminar pactando con PP y Vox en la Asamblea de Madrid "si la derecha suma".