Meghan Markle
Meghan Markle, en una imagen reciente con el príncipe Harry. GTRES

Casi 60.000 euros se han gastado el príncipe Harry y Meghan Markle para no escuchar el ruido de los aviones procedentes del aeropuerto de Heathrow (Londres) que pasan por su nueva casa. El promedio es de unos 14 vuelos cada media hora así que entre las medidas de insonorización se incluyen ventanas de triple acristalamiento.

Pero no solo: el monto total de la reforma de Frogmore Cottage asciende a unos 3,5 millones de euros. La pareja vive actualmente en una casa de campo de Kensington Palace con dos habitaciones y la nueva tendrá cinco junto con un estudio de yoga y un anexo para invitados.

Al parecer, Meghan, quien está embarazada de su primer hijo, ha trabajado estrechamente con los constructores durante las renovaciones.

Los planes revelan una unidad de energía 'verde' que proporcionará calor, agua caliente y electricidad, y se instalará una antena parabólica fuera de la propiedad.