La séptima semana del juicio del 'procés' tendrá entre sus testigos más relevantes al teniente coronel de la Guardia Civil que lideró la investigación sobre los preparativos del 1-O, unas pesquisas cuestionadas por las defensas y que nutrieron la causa del Tribunal Supremo contra la cúpula independentista.

Además del mando del instituto armado responsable de gran parte de los atestados de la causa del 'procés', a partir de este lunes desfilarán ente el Supremo otros guardias civiles y mossos d'esquadra que presenciaron registros del 20-S, así como los observadores internacionales que supuestamente designó el Govern para el 1-O.

Los testimonios de los dos guardias civiles pueden ser fundamentales para aclarar el alcance de las concentraciones ante los edificios donde se practicaron los registros del 20-S ordenados por el juez del 1-O: el oficial al mando de los efectivos de la Guardia Civil que entraron en Economía y el responsable del dispositivo de seguridad. Ambos trataron directamente con el líder de ANC, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y son los que sostienen gran parte de la acusación de rebelión contra ellos.

La testifical de Daniel Baena, jefe de la policía judicial de la Guardia Civil en Cataluña y máximo responsable de la investigación sobre el 1-O, está prevista para este martes por la mañana; por la tarde, lo hará su número dos al frente de la causa judicial que dio pie a los registros del 20-S y la detención de varios altos cargos del gobierno catalán.

Entre este miércoles y jueves, proseguirán las declaraciones relacionadas con los incidentes durante esa jornada -en los que la Fiscalía se basa en parte para argumentar el delito de rebelión-, con la testifical de varios guardias civiles y mossos d'esquadra movilizados con motivo de los registros.