El regidor ha concretado que esta mañana se han producido controles rutinarios de drogas y que más allá de algunos casos de menudeo de estupefacientes "no ha habido nada de importancia".

En este sentido, ha resaltado que este año ha habido menos gente con la congregación de unos 70 vehículos y 200 personas desde el jueves, "muy pocas" en comparación con otros años, y que incluso el número de asistentes ha mermado este domingo, permaneciendo unos 40 vehículos y 150 personas.

Por todo ello, el alcalde se ha congratulado de que del año pasado a este se ha reducido el número de participantes a la fiesta por la cooperación con el propietario de los terrenos y una "mayor presencia policial" que "está dando sus frutos".

No obstante, ha apuntado que también influye que los participantes de esta fiesta que se desplazaban a Santa Fe ahora están optando por dirigirse a otras provincias de Andalucía.

El dispositivo especial se seguridad que el Ayuntamiento organiza con motivo de esta fiesta fue activado el viernes y está integrado por la Policía Local y más de medio centenar de agentes de la Guardia Civil trasladados de Sevilla del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) que se han unido a las patrullas de la Benemérita Seguridad Ciudadana, el Servicio Cinológico, la Unidad de Intervención y la Agrupación de Tráfico, esta última para el control de todo lo relacionado con la seguridad vial.

Aunque los terrenos pertenecen a una entidad privada y el Ayuntamiento no tiene plena libertad para actuar, ni la fiesta ni la acampada como tal están autorizadas. En este sentido Gil ha precisado que por su parte se han cumplido las ordenanzas municipales respecto al consumo de alcohol, instalación de aparatos de música y venta de comida, entre otros asuntos y "no ha ningún puesto ni tenderete" ilegal.

Consulta aquí más noticias de Granada.