Así lo reconoció el hombre durante el juicio, en el que las partes llegaron a un acuerdo que se salda con esta sentencia, y en el que narró como citó a la primera a la niña de 14 años de la que abusó sexualmente a través de Instagram, por donde empezó a pedirle que le enviara fotografías.

Posteriormente comenzaron a hablar por la aplicación de mensajería instantánea, a través de la que la instaba a quedar con él para mantener relaciones sexuales -aún a sabiendas de que era menor de edad- y le enviaba mensajes como "Te vienes a mi casa, estoy solo? ¿Te atreves? Vas a subir de verdad. Quedamos ...acabarás a mi lado durmiendo juntos ... solo tú y yo no lo olvides nunca".

En diciembre de 2017, aunque en fecha sin concretar, se dirigió al domicilio de la menor para, desde la ventana, besarla y hacerle un chupetón en el cuello. Por estos hechos, se ha prohibido también al hombre a acercarse a la menor durante tres años y contactar por ningún medio con ella después de cumplida la pena.

Además, la jueza también le ha condenado a seis meses de multa por el acoso a una segunda menor, de la misma forma y a través de las mismas redes sociales, y a la que propuso hacer un trío sexual con la otra menor. En este caso, también se le ha impuesto una orden de alejamiento de seis meses de la menor y una pena de inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad por tiempo de dos años.