El Principado ha puesto en marcha el programa en colaboración con el consejo regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Sidra de Asturias, entidad que gestionará tanto la solicitud como la ayuda económica para aplicar las medidas correspondientes en las fincas de los productores. Estas acciones se basan en prácticas culturales probadas, como el aclareo, fundamental para combatir la alternancia en las cosechas.

Con estas ayudas se persigue que "los cosecheros interesados en estabilizar su producción puedan establecer acuerdos de compra con los lagareros, de tal forma que la manzana producida en Asturias suponga una solución para el sector y no un problema", ha destacado la directora general.

Asimismo, Aguilar ha subrayado que la vecería "es un problema de primer orden en el sector productor de manzana y en el elaborador de sidra por la fuerte oscilación de las producciones, un desequilibrio que origina problemas asociados al abastecimiento y la financiación".

Así, ha explicado que en los años impares, de sobreproducción, se producen daños físicos en la estructura del árbol y una disminución del calibre y la calidad de los frutos, mientras que en los pares no hay suficiente materia prima asturiana para su transformación por parte de la industria sidrera, lo que obliga a importar frutos con características diferentes a los autóctonos.

"Esta situación compromete la homogeneidad, características y calidad del producto final, al tiempo que provoca fuertes oscilaciones de precios de la manzana en función del origen

y

magnitud de las cosechas", ha agregado.

UN MÁXIMO DE 700 EUROS POR HECTÁREA Y DE 3.500 POR TITULAR

Los productores que accedan a las ayudas recibirán una cuantía máxima de 700 euros por hectárea y de 3.500 euros por titular, con una superficie tope de cinco hectáreas. Entre las obligaciones de los productores que participen en el programa experimental, figura también la utilización de determinados productos para realizar el aclareo de los árboles.

En los últimos años la superficie destinada a la producción de manzana de sidra amparada por la DOP no ha dejado de crecer, especialmente en 2017, cuando culminó el proceso de incorporación de 54 nuevas variedades de manzana. Actualmente, la superficie dedicada a sidra con denominación de origen es de 879 hectáreas, correspondientes a 328 productores y 32 lagares.

Consulta aquí más noticias de Asturias.