La jornada de puertas abiertas del portaaviones de la Armada Española 'Juan Carlos I', atracado en el muelle de cruceros de Getxo, ha provocado grandes colas desde primera hora para visitar el buque.

El portaaviones, que ha participado en aguas del Cantábrico en el ejercicio 'Sirio 19', llegó el viernes al puerto vizcaíno, donde permanecerá hasta el domingo 24.

El buque celebrará dos jornadas de puertas abiertas, la primera este sábado 23, de 10:00 a 18:30 horas, y la segunda el domingo de 10:00 a 13:30 horas.

La primera de esas jornadas ha provocado desde primera hora grandes colas para acceder al barco, con varias horas de espera, y problemas de circulación, con la vía de acceso al puerto deportivo cerrada y las plazas de aparcamiento de la zona completamente ocupadas.

La Armada española ha publicado un tuit en el que se ha mostrado "muy agradecida por la gran acogida al buque insignia Juan Carlos I en Getxo".

Los militares esperan poder atender este sábado a todas las visitas, aunque, si no fuera posible, indicarán el momento en el que finalicen por este sábado. El domingo se abrirá de nuevo el buque.

Las críticas

Las plataformas Ongi Etorri Errefuxiatuak y por la objeción fiscal han denunciado el "creciente gasto militar" y han abogado por la objeción fiscal contra esos gastos militares.

La protesta se ha desarrollado mientras el portaaviones de la Armada Española celebraba este sábado una jornada de puertas abiertas. Este sábado por la mañana, miembros de Ongi Etorri Errefuxiatuak y la plataforma de objeción fiscal han llevado a cabo una parodia para mostrar cómo las instituciones destinan parte de los impuestos de la ciudadanía a gastos militares con pancartas con lemas como "La guerra empieza aquí" y "Haz objeción fiscal".

Con el portaaviones de la Armada Española de fondo, varios participantes en la acción de protesta se han tumbado sobre pintura roja esparcida por el suelo, mientras otros vestidos con traje y uniformes militares parodiaban la entrega de impuestos por parte de las instituciones.

En declaraciones a los medios, el miembro de Ongi Etorri Errefuxiatuak y la plataforma de objeción fiscal, Arder Eiguren, ha señalado que con esta acción han querido denunciar "la guerra y sus consecuencias" como la muerte, la destrucción o los refugiados, "algo que es muy cercano y muy visible para todo el mundo".

Además, ha destacado que con la protesta han querido denunciar "la cultura de la normalidad de la guerra" que mantiene el Gobierno, a través de la ministra Margarita Robles, al decir que la presencia del buque es signo de "normalidad".

Ha criticado también que se vea "normal" que "haya niños que vayan a visitar algo que no es ni un museo ni un escaparate, sino son las armas que se utilizan para esa muerte y esa destrucción".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.