San Javier
Imagen de los juzgados de la localidad murciana de San Javier. GOOGLE STREET VIEW

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia de un Juzgado de Instrucción de San Javier que, hace ahora un año, condenó a una mujer al pago de una multa de 180 euros por decir a su vecino que lo tenía que matar y que su esposa "era más gandula que san Teodoro, que se ganó la gloria sentado".

La sentencia de la Audiencia, señala que el Juzgado de Instrucción declaró probado que los hechos ocurrieron el 17 de julio de 2017, cuando el denunciante se encontraba en su domicilio y pudo escuchar las frases que le dirigía su vecina.

En concreto, "le lanzó toda clase de insultos, tales como "cateto" y que su mujer era "más gandula que san Teodoro". Además, profirió amenazas contra el mismo, al decirle que lo tenía que matar, "lo que le causó una situación de temor".

En su recurso, la condenada alegó que se había vulnerado la presunción de inocencia y que no se explicaba por qué el Juzgado había dado mayor credibilidad a las manifestaciones del denunciante y de las testigos que presentó en el juicio.

Además, consideró desproporcionada la pena que le había sido impuesta al dar por probados los hechos.

La Audiencia ha rechazado su recurso al considerar que los hechos quedaron probados en la vista oral y que el juez que dictó la sentencia recurrida se basó en las conclusiones alcanzadas en la misma, al analizar las pruebas presentadas.

En cuanto a la desproporción de la pena impuesta, la Sala dice que podía haber sido condenada a tres meses de multa, por lo que los dos que le fueron impuestos se consideran ajustados a derecho porque, además, el magistrado explicó en su resolución por qué no fijaba una pena más leve.

Consulta aquí más noticias de Murcia.