Ciclón Idai
Imagen de los destrozos causados por el ciclón Idai. EFE

Los muertos por el paso del ciclón Idai en Mozambique han pasado de 294 a 417, según las últimas cifras del Instituto Nacional de Gestión de Emergencias, poniendo el total de fallecidos en los tres países afectados en más de 600.

La mayoría de las víctimas contabilizadas hasta el momento, 301, se produjeron en la provincia de Sofala, en el centro de Mozambique, sobre todo en la ciudad de Beira, donde las cifras de fallecidos ya ascienden a 123.

El ciclón Idai, un fenómeno climatológico de categoría 4, tocó tierra en el centro de Mozambique el pasado 14 de marzo con vientos de más de 170 km/h, y siguió avanzando hacia el interior atravesando a Zimbabue el viernes.

Unicef: casi un millón de niños afectados

Unicef informó este sábado de que las estimaciones iniciales del Gobierno de Mozambique cifran en 1,8 millones de personas el número de afectados en el país por el ciclón Idai, de los cuales casi un millón serían niños. Muchas zonas continúan siendo inaccesibles, por lo que Unicef las entidades colaboradoras creen que las cifras reales podrían ser mucho mayores.

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, señaló que "la situación empeorará antes de empezar a mejorar. Las agencias de ayuda apenas están empezando a ver la dimensión de los daños. Pueblos enteros han quedado sumergidos, hay edificios derrumbados y escuelas y centros de salud están destruidos. Mientras continúan las operaciones de búsqueda y rescate, es fundamental que tomemos todas las medidas necesarias para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas a través del agua, algo que podría convertir este desastre en una catástrofe mayor".

Las inundaciones, junto con la masificación de los refugios, una higiene insuficiente, las aguas estancadas y las fuentes de agua contaminadas están poniendo a la población en riesgo de enfermedades como el cólera, la malaria y la diarrea.

Según las evaluaciones iniciales en Beira, más de 2.600 aulas han quedado destrozadas, y 39 centros de salud están afectados. Al menos 11.000 casas están totalmente destruidas. "Esto tendrá graves consecuencias en la educación, el acceso a servicios sanitarios y el bienestar mental de los niños", afirmó Fore.

"Estamos especialmente preocupados por la seguridad y bienestar de las mujeres y niños que siguen esperando a ser rescatados o que están en refugios temporales abarrotados, donde están en riesgo de sufrir violencia y abuso", declaró la directora ejecutiva de Unicef. "También nos preocupan los niños que han quedado huérfanos debido a ciclón, o separados de sus familias en el caos posterior".

El ciclón Idai comenzó como una depresión tropical en Malawi, donde las familias huyeron de sus hogares y se refugiaron en iglesias, escuelas y edificios públicos.

Cerca de medio millón de niños están afectados. Tras Mozambique, el ciclón pasó por Zimbabwe, donde causó importantes daños en escuelas y sistemas de agua.