Cigarrillo electrónico
Un hombre vapeando un cigarrillo electrónico, en una imagen de archivo. PIXABAY

La tabaquera estadounidense Philip Morris International, dueña de las marcas Marlboro, L&M o Chesterfield, se ha aliado con la compañía de medios digitales Vice Media para lanzar contenido publicitario enfocado al marketing de cigarrillos electrónicos, según informa el diario Financial Times.

La campaña, valorada en cinco millones de dólares (4,4 millones de euros), persigue el objetivo de la multinacional de que las ventas procedentes de productos de "bajo riesgo" para la salud supongan el 40% de la facturación total en 2025, frente a menos del 14% del pasado año.

Este movimiento ha sido criticado por varias organizaciones relacionadas con el sector sanitario, en un momento en el que las autoridades norteamericanas están intentando acabar con la venta de cigarrillos electrónicos a los jóvenes.

Recientemente, el Departamento de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos publicó un borrador de una guía para intentar atajar la "epidemia" que supone este tipo de productos entre los consumidores adolescentes.

Los temores del sector son que esta alianza esté enfocada principalmente en el público joven, debido a que la audiencia media de Vice se encuentra entre los 18 y 34 años, por lo que podría tener una especial incidencia en este perfil de edad.

La asociación británica Cancer Research UK denuncia que las grandes compañías de tabaco buscan formas para sortear las leyes europeas, además de incluir en sus anuncios a personajes famosos, incrementando el riesgo de que acabe llamando la atención del público más joven.