Con esta información y realizada la inspección ocular en la que los investigadores no observaron signos de forzamiento en ninguna parte, los agentes sospecharon de que pudiera tratarse del entorno cercano a la víctima, por lo que se inició una investigación para determinar quién es el autor de los hechos, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Gracias a la colaboración ciudadana, los guardias civiles tuvieron conocimiento de que un sobrino de la víctima del robo, el cual tenía acceso a las llaves de la vivienda, había entrado en ella cuando los propietarios se encontraban fuera de casa.

De este modo, cuando los investigadores tuvieron una batería de pruebas que incriminaban a esta persona procedieron a su detención como presunto autor de un delito de robo en vivienda habitada.